Un Pleno a hurtadillas

Carrito con los expedientes, para el pleno del viernes. / S.G.H.

Los periodistas nos merendábamos el jueves por la tarde, poco después de las 17 horas, la convocatoria urgente y extraordinaria de un Pleno en la Excelentísima Diputación Provincial de Almería para la mañana del viernes, a las 9 horas. Y digo nos merendábamos porque por poco y nos quedamos todos con un palmo de narices. La convocatoria oficial del pleno se les trasladó a los diputados a las 14.30 horas del día anterior -reconocieron desde IU-. Y los servicios de comunicación de la institución pública provincial no trasladaron el evento a la prensa. Esto es: quienes trabajamos en los medios de comunicación tuvimos que enterarnos a hurtadillas y por la oposición de que al día siguiente había cita plenaria. Algo sin precedentes.

Un correo electrónico del PSOE era el encargado de trasladar a quienes nos dedicamos a contarle a usted lo que hacen sus dirigentes con el poder que les ha delegado con su voto que el Pleno, urgente y extraordinario, nos iba a hacer madrugar. No los servicios de comunicación de la Administración pública.

El pleno no era de trámite. Era un pleno extraordinario y urgente convocado a instancias del PSOE con un punto crucial en el orden del día: la creación de una comisión de investigación “que aclare las relaciones mantenidas entre la institución provincial y las empresas del grupo Hispano Almería”, investigada “en el caso de la presunta financiación irregular del PP de Almería que está investigando la Fiscalía Superior de Andalucía”, relataban desde la oposición, ésta sí, en un comunicado a los medios de información de la provincia.

Se trata de un peligroso hecho sin precedentes. Jamás, jamás, se había convocado un pleno en Diputación sin que los servicios de comunicación de dicha Institución pública lo anunciaran a los medios de comunicación que, recordemos, son vehículo del derecho constitucional de los ciudadanos a la información. ¿Por qué? ¿Falló el correo? Porque ese correo no falla para enviar las convocatorias a otras ruedas de prensa y Plenos de mucha menor importancia, con menos impacto e interés público.

Izquierda Unida ha presentado una petición de información por escrito para conocer el por qué de esta situación que jamás antes se había dado en la Institución pública provincial. He preguntado a mis colegas ‘mayores’, a quienes llevan más años que yo en esto de contarles a ustedes lo que ocurre en la calle. Y ninguno recuerda una cita plenaria sin convocatoria pública a los medios. Tampoco hubo comunicado posterior de la Institución sobre el contenido del mismo.

El PP ha defendido en el Pleno limpieza. Y en una fabulosa puesta en escena, ha llevado en un carrito de biblioteca, tochos y más tochos de expedientes de contratación de la Diputación con Hispano Almería y otras empresas ligadas a ésta, como Alconsan. Pese a este alarde de transparencia, votaban en contra de la comisión de investigación y animaban a la oposición a revisar los expediente y a acudir al juzgado si encuentran irregularidades. Mejor que eche un vistazo usted, lector, a la crónica de mi compañero Sergio González Hueso de lo que fue ese Pleno. Un debate sin debate que daba cerrojazo al tema en apenas ocho minutos. Nadie tenía ganas de hablar ni de discutir. Tampoco los socialistas, que no ahondaron, no preguntaron, no debatieron. Fueron mucho más altisonantes los gestos -la propia convocatoria del Pleno- que los hechos y las palabras. Casi como una escenografía muerta, sin obra de teatro.

La presunta financiación ilegal del PP de Almería ya la investiga la Fiscalía Superior de Andalucía, que ha encargado un informe policial. Así que tendremos noticias más pronto que tarde sobre si existen o no indicios de delito en la “voluminosa” documentación puesta en manos del Ministerio Público. Pero eso no exime a los partidos -también el PSOE, recordemos- de dar explicaciones políticas a la ciudadanía. Y éstas se dan con los medios de comunicación presentes, no a hurtadillas.

Los presupuestos “socialistas” de Diputación

Me cuesta mucho pensar que Manuel Alías, diputado delegado del área de Hacienda, con una larga -larguísima- trayectoria en el Partido Popular, ose a definir sus cuentas como “socialistas”. Mucho más me cuesta pensar que haya podido hacerlo el presidente de la Diputación de Almería, Gabriel Amat, al que pocas veces se le ha oído halagar a sus contrarios. Y menos aún que lo haga, al unísono, el Gobierno de la Diputación en pleno.

Sin embargo, esto fue lo que comunicó oficialmente la Diputación. “El Pleno de la Diputación Provincial de Almería ha aprobado en la sesión ordinaria de hoy el Presupuesto para el año 2014. Unas cuentas que ascienden a 183,9 millones de euros y que el equipo de gobierno ha definido como “realistas, inversoras y socialistas”. El diputado de Hacienda…”, dice el texto. Si no lo han cambiado, aún estará en su blog (que puede consultar aquí).

Supongo que todo responderá a un error. Pero, cuanto menos, ha tenido su gracia.

 

Díaz ilusiona… un año después

Ayer, la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, se subió al estrado de la Conferencia Política federal socialista como uno de los pesos pesados de la formación. Y ayer, al parecer, fue cuando muchos descubrieron en Díaz un discurso que lleva meses, si no años, lanzando cada vez que se le pregunta: el de la autocrítica, el del pedir perdón, el de asumir que el PSOE abandonó un camino y se sumó a otro que no le es propio abrumado por una crisis sin precedentes. Que dejó su discurso y asumió el de otras formaciones. Que ha emborronado su proyecto.

Lo sorprendente fue que el discurso de ayer de Díaz haya sorprendido. Y perdón si la reiteración del término ‘sorpresa’ les lía. Díaz, antes de asumir la presidencia de la Junta de Andalucía, cuando aún era la mano derecha de José Antonio Griñán, tanto en el partido como en el Gobierno, ya hablaba en esos términos. Eso sí, sin el relieve que le da estar en el despacho de San Telmo.

Quizá sea un buen momento para recordar una entrevista concedida al Diario IDEAL en Almería en la que la entonces consejera de Presidencia ya asume que el partido debía de dar pasos atrás, reencontrarse con sus esencias -que, por otra parte, son frases etéreas, faltas de concreción- y sólo de este modo volvería a asumir su papel de contrapeso, a conectar con una sociedad cada vez más alejada de la política entendida como staff partítico.

Se publicó el 11 de noviembre de 2012, hace justo un año. Y aquí va un extracto.

——————

«Cometimos el error de no poner solución al drama de los miles de desahucios»

La ex número dos del PSOE de Andalucía hace autocrítica e invita al partido a demostrarse como una fuerza de izquierdas

MIGUEL CÁRCELES / ALMERÍA.

A la derecha de Griñán -no en lo político- la consejera de Presidencia e Igualdad es una joven política con dilatada experiencia. No en el Gobierno andaluz, en el que está de “estreno”, pero sí en la fontanería de la sede socialista de San Vicente. Susana Díaz (Sevilla, octubre de 1974) reconoce que el PSOE ha errado. Lo admite, pone ahí su acento, pero a renglón seguido, anima a los suyos a recuperar la izquierda.

[...]
-Nuestro viejo partido se está convirtiendo en un partido viejo. ¿Recuerda de quién es la frase?
-Patxi López.
-¿Está de acuerdo?
-Yo estoy muy orgullosa de que mi partido tenga más de 130 años de historia. ¿Viejo? No, es un partido con historia, y eso es bueno. Y las generaciones más jóvenes tenemos que ser conscientes de que hay miles de personas que lo han dado todo, incluso la vida, por este partido.
-Hoy mismo [el jueves] sale una encuesta del Centro de Estudios de Opinión que remarca que el PSOE también vivirá un descalabro en Cataluña. Haga de médico. ¿Cuál es el diagnóstico?
-Las encuestas no son buenas. Pero nosotros vivimos un 25 de marzo con un montón de encuestas adversas y después los ciudadanos en las urnas decidieron que querían un gobierno de izquierdas. Pero es cierto y es verdad que hay desencanto y hay desesperanza, que los ciudadanos en estos momentos nos están mirando y no nos están encontrando. Y nos tienen que encontrar como lo que realmente somos, una fuerza de izquierdas.
-¿Por qué lo cataliza más el PSOE que otra fuerza?
-Porque la gente entiende que el PSOE es suyo. Y esto es como cuando un hijo se pelea con un padre, o un padre con un hijo. Las heridas duelen más porque son heridas que van directamente al corazón. Cuando los ciudadanos se han enfadado con los socialistas nos cuesta que vuelvan a mirarnos.
-¿Ha perdido el PSOE la “O” por el camino?
-No.
-¿Y la E?
-Tampoco. Tenemos proyecto de país. Y sabemos que está sobre nuestros hombros la responsabilidad de que esta crisis no se lleve por delante los derechos de los trabajadores. Ahí tiene que estar siempre el PSOE.
-Ha dicho que el PSOE tiene que mostrarse como lo que es, «una fuerza de izquierdas». ¿Le ha desteñido el color rojo?
-No, lo que creo es que hemos tomado decisiones que debemos de reconocer que fueron erróneas, que tenemos que pedir perdón por ello. Una de las más graves fue tocar la Constitución y ponerla al servicio de los intereses económicos. Y lamentablemente lo estamos pagando el conjunto de los ciudadanos de este país.
-Se les ve beligerantes en políticas que ustedes no tocaron.
-Por eso, yo le digo que los errores hay que reconocerlos y, una vez reconocidos, marcar nuestro propio camino. También cometimos el error de no poner solución a un drama que está afectando a miles de ciudadanos de este país, el de los desahucios.
-¿Cómo va el tándem con IU?
-Bien. Sabemos que hay miles de personas mirando a Andalucía esperando y deseando que se demuestre que hay una hoja de ruta distinta. Creo que tanto el PSOE como IU están siendo conscientes de esa realidad y está poniendo el esfuerzo para que sea un gobierno con una sola voz.
-¿Ha sido un baño de humildad tener que compartir mesa con IU y no gobernar en solitario?
-Yo creo que siempre hay que buscar consensos y acuerdos, incluso cuando se tiene una mayoría suficiente para no necesitarlos. Y a la vista está lo que está haciendo el Gobierno de Rajoy con una mayoría parlamentaria suficiente, legislar contra los ciudadanos. Las fuerzas de izquierdas han estado a la altura de un momento histórico. Y ambas fuerzas han hecho un esfuerzo importante. No ha sido fácil, tuvimos muchos días de negociación y de diálogo en ese pacto por Andalucía. Y cuando pase el tiempo se verán los resultados.
[...]
-Mejorar los resultados en Almería. ¿Es un feudo popular?
-En Almería se dieron muchas circunstancias. Y el PP alentó la sensación de abandono que no es real y llevó la confrontación política a una confrontación entre ciudadanos de distintos territorios de Andalucía. Y unido a la crisis económica y a la situación que atraviesan miles de familias, le dio un rédito electoral. Ahora [Javier Arenas, expresidente del PP-A] no solo ha huido de Andalucía, también ha huido de Almería. Y ahora los que se han quedado al frente de los problemas han sido una vez más los socialistas. Tenemos que corregir errores. Hay cosas que no hemos hecho bien y que tenemos que hacer bien. En ese camino estamos.
-En España, las urbes han sido tradicionalmente progresistas. Almería hace más de una década que dejó de serlo. Reconózcame errores. Porque algo han tenido que hacer mal…
-En Almería no, en toda Andalucía en general. En las capitales hemos tenido una dificultad para conectar con los barrios y con el voto. Es una tarea pendiente. El PSOE tiene que pensar por qué y afrontar en 2015 en otras condiciones. Es verdad que es en las grandes ciudades donde se han vivido los efectos más duros de la crisis en lo que se refiere a la expulsión del mercado laboral, en la perspectiva de futuro de los jóvenes, en la brecha de desigualdad.
[...]
-Volvamos a los desahucios. ¿Ha vivido alguno de cerca?
-Yo creo que todos vivimos de cerca el drama. Cuando un ciudadano se quita la vida porque va a perder su vivienda está sintiendo… Y ahí tiene que haber contundencia. Tiene que haber un acuerdo de todas las fuerzas políticas. El Gobierno tiene que fomentar el acuerdo de todo el arco político. Hasta los jueces están diciendo que hay que actuar. Lo ha dicho hasta la Unión Europea. Es un drama que hay que parar cuanto antes y entre todos.
-¿Tenía que haber actuado antes el PSOE?
-Yo no estaba en ese momento. Pero evidentemente es uno de los errores cometidos por el PSOE.

——————-

En la entrevista, publicada hace justo un año, viene a decir, palabras más palabras menos, lo mismo que argumentó ayer, ya como líder autonómica socialista con mayor poder en el país. “Tomamos decisiones que nos alejaron de nuestro electorado“, lanzaba a los suyos desde el atril de la Conferencia Política. El mensaje ilusionó al partido. Lo admitía el propio expresidente del Gobierno Felipe González, un valor moral del socialismo español. Sorprendente. Estaba ahí, lo lleva repitiendo un año. Aunque haya comenzado a ilusionarles ahora.

El ‘book’ de la pantera

No sabemos si hay pantera o no en Castala. La gente dice que la ha visto. Incluso el propio alcalde de Berja, Antonio Torres. Así que, siendo de buena fe -y pese a las reservas- habrá que creerles. Lo que sí que sabemos es que, si existe, tendremos un book de ella. En el parque de Castala, al que tantos almerienses hemos ido de excursión con el ‘cole’, la Junta ha instalado diez cámaras analógicas, de las de carrete, para ‘capturar’ visualmente a la ‘presunta pantera’ -no vaya a ser que luego sea un puma y se moleste-. Las máquinas se disparan solas gracias a un sensor de movimiento.

Decía ayer el alcalde de Berja, Torres, que el Ayuntamiento ha comprado dos cámaras digitales para añadirlas al operativo. También con disparador por movimiento. Unos 200 euros por cámara. ¿Para qué? Para mejorar la “eficacia” del dispositivo, ya que las instaladas son “antiguas, analógicas y, por tanto, de carrete”. La curiosidad está en que esas cámaras antiguas ya han disparado fotos. “Tenemos constancia de que han captado imágenes a lo largo del fin de semana. Pero no vas a extraer el carrete y revelarlo por seis o siete fotos cuando es de 40 o 50″.  “No ni na”, que dice un colega granaíno.

Eso sí que es austeridad. Si compro un carrete de 40 o 50 fotos, es para gastarlo, no para revelarlo cuando aún le quedan. Que si la pantera está, puede esperar a que se gaste el carrete antes de que se le demos captura. Vamos… para tirar dinero en revelados que estamos. Porque está claro que el dispositivo fotográfico es para un documental, no para echarle el lazo. Menudo book que nos va a quedar de la pantera -o puma… o presunto… quién sabe-.

Salvo alguna cosa…

Si de algo te das cuenta después de 30 días de merecidas -sí, merecidas, así las califico yo- vacaciones es que nada cambia… “salvo alguna cosa”. Seguimos sin saber si habrá o no soterramiento. Del AVE… Pasapalabra. Pedro Llamas sigue de concejal en el Ayuntamiento de Cantoria. Y el alcalde de Almería ha vuelto a dejarse barba mientras su acento andaluz gana terreno conforme se van colgando farolillos en las calles de la capital. Hoy habrá pregón, también habrá acto de Los Coloraos, y conciertos, y festival flamenco, y batalla de las flores. Pero no habrá cabalgata porque es muy cara. Pero esto segundo, mejor ni comentarlo. Porque ya saben, como dijo alguien, “de lo segundo, ya tal”.

La peineta

Hay tantos gustos como colores. Y no me refiero hoy, precisamente, a los colores del arcoiris. Que hoy, casualidades de la vida, es el Día del Orgullo Gay. Recuerden, cuando vean las imágenes folclóricas, de plumas y de músculos paseándose por el centro de Madrid que miles, millones de personas del mundo, en decenas de países, son acosados, demandados,  excluídos, detenidos, encarcelados, e incluso sometidos a la pena de muerte por la simple razón de estremecerse con el tacto de la piel desnuda o por amar. Solo por eso. Así que, les parezca edificante o no esa fiesta, no olviden que tras ella hay una celebración reivindicativa de algo por lo que hay gente a la que se le quita la vida.

En fin, volviendo al tema de los gustos y de los colores, lo que les decía. Tantos gustos como colores. Por ello, habrá quienes no estén de acuerdo con mi opinión de que el cartel de la feria de este año es la representación gráfica de algo que a muchos nos parece una realidad.

En él aparece la estación del ferrocarril, el edificio -permítanme la apreciación- más bonito de cuantos existen en la capital almeriense en forma de peineta. No es que haya algún personaje haciendo el gesto escabroso de levantar el dedo corazón, esa señal que hemos visto hacer a varios políticos (alguno en prisión preventiva), con el bello edificio centenario detrás. Me refiero al adorno folclórico para el pelo. Y digo que lo habrán elegido conscientemente, supongo, porque la situación sangrante que vive ese edificio, desde que fuera cerrado a cal y canto hace diez años, da mucho juego, demasiado, como para utilizar precisamente la peineta, esa palabra, ese elemento, con dobles sentidos, bromas y sornas. Peineta, estación, feria… Nos sirven la broma, la chanza, a los pies para que los almerienses, a los que nos gusta más los chérigan que respirar, le demos la vuelta de tuerca.

Muchos ciudadanos, yo el primero, pueden tener la sensación de que es precisamente una representación gráfica de lo que está pasando: que de la estación apenas nos acordamos de feria en feria, cuando las bombillas iluminan la portada del recinto ferial a imagen y semejanza de ese edificio. Menos mal que a poca gente le importa demasiado el cartel de la feria, sino el precio del tinto de verano y del rebujito. Pese a que hablemos de él entre chérigan y chérigan.

Notas de corte

En esto de la política, hay quienes se dedican a flotar, a sobrevivir ante la adversidad, y quienes hacen de guardaespaldas, recibiendo los empujones y los ‘guantazos’. Y muchas veces, incluso provocándolos por el mal menor. Wert, como Cospedal, Báñez o incluso Gallardón, se han erigido en recibeguantazos para salvaguardar, aunque sea una micra, la ya de por sí deteriorada imagen del líder, del presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy.

La reforma de la Ley del Aborto, la movilidad exterior de los jóvenes, o la política de becas suenan, en muchas ocasiones, si no todas, como cortinas de humo para generar polémicas que desvíen la atención. Pero claro, a quien le toca de lleno, que no le hablen de cortinas de humo… Que le digan si no a los becarios universitarios que observan con impaciencia la modificación de las notas de ‘corte’ para poder asumir una beca. El 6,5 es una notaza para dar becas. ¿No lo creen así?

Parece que Wert no. Pero para cuando se habla de excelencia académica. Porque cuando se habla de excelencia política eso es otro cantar. ¿Se imaginan que al ministro que no supere una valoración popular de 6,5 no se le pagara el sueldo? Nos íbamos a ahorrar una pasta. Ni un solo miembro del Gobierno aprueba. Según el CIS, la mejor nota del Ejecutivo la tiene Miguel Arias Cañete, en Agricultura, con un 3,34. Y en la oposición, sólo Rosa Díez (UPyD) y Uxue Barkos (Geroa Bai) superan el 4. El ministro Wert es el peor valorado por la ciudadanía. En su barómetro de enero tenía una nota de 1,95. Para hacérselo mirar.

Wert ha anunciado que revisará ese particular, el de las notas de corte para acceder a una beca. Wert-a a empezar. A ver si ahora acierta y al bajar las notas de corte le sube la suya.

Morir de éxito

El alcalde de Cantoria, Pedro Llamas, se va. Lo deja. Abandona. Es en estética lo que ocurrirá después de su anuncio, ayer, a sus convecinos. La realidad es objetivamente bien distinta. Lo que hará Llamas es, simplemente, cumplir con la sentencia del Tribunal Supremo (TS) que confirma las penas de dos años de cárcel y de 23 meses de inhabilitación especial a las que fue condenado por delitos de falsedad en documento público y omisión del deber de perseguir delitos.

El PP, en este y otros casos, ha tenido una tibia actuación que separa abismalmente lo que exigen al resto de lo que se exigen a sí mismos. Sin ir más lejos, el día 12 pedían en sede parlamentaria la dimisión de José Antonio Griñán porque permitió un procedimiento “totalmente viciado” para otorgar las ayudas irregulares de los ERE. Griñán, le guste o no al PP, no está condenado, ni vislumbra juicio. Ni siquiera se le imputa la presunta comisión de delitos.

“Las sentencias están para cumplirlas, nos gusten o no, y, por supuesto, el PP acepta y no cuestiona en ningún caso ninguna sentencia”, indicaba este martes el secretario general de los populares almerienses, Javier Aureliano García. ¿Qué medidas ha tomado el partido al respecto? Ninguna. Llamas no ha sido expulsado, no ha sido cesado por sus compañeros de partido en el Ayuntamiento. Ha sido la Justicia, y cuando la sentencia era irrecurrible, la que le apartará del poder. No se le apartó de la gestión cuando la Audiencia le condenó en primera instancia. Y tampoco lo ha hecho ahora. “En breves horas o días” se sabrá “qué postura va a tomar Pedro Llamas”, indicaba García.

¿Y la del PP? ¿Cuál es su postura? ¿No toma medidas el PP ante estos casos? ¿Por qué la vara de medir es distinta cuando lo que se mide está en su sede o en la de los socialistas?

Porque el PP pide ceses, dimisiones, expulsiones, medidas, pero deja libertad a sus correligionarios para que tomen sus propias decisiones. Véase por ejemplo el caso de Somontín. Un juez condenó a siete años y nueve meses de inhabilitación para empleo o cargo público a su alcalde, Ramón Rueda, por autorizar el suministro de agua a una vivienda propiedad de su suegro “teniendo conocimiento” de que no contaba con la “preceptiva licencia de obras ni de primera ocupación” y con “desprecio de las normas exigidas por el ordenamiento jurídico”. ¿El PP le expulsó? No. Le abrió sutilmente la puerta y Rueda y sus compañeros en el Ayuntamiento la cogieron y se fueron.

Al PP le falta en estos casos coherencia. Un protocolo que cumplir a rajatabla. Sentido común. Igualdad de trato. Un cerco para que estos casos, para nadie deseables, no le salpiquen. Porque el PP corre si no el riesgo de morir de éxito. Porque gobierna, a través de los ayuntamientos al 90% de la población almeriense. Porque está al mando de la Diputación. Porque está en el ejecutivo estatal en una crisis cruenta, dura y sin visos de remitir. Y porque la Junta no puede ser el reducto de escape para lavarse las manos.

El PP debe de ser consciente de que tiene todas las papeletas para que le lluevan casi todas las críticas, para que le sancionen con las mayores responsabilidades de lo que ocurra en esta provincia. Y no por inquina, sino porque lo gobiernan casi todo. En esa situación, morir de éxito es más un desenlace previsible que un futurible de quinielas. Por sentido común, poner un ‘cerco sanitario’ para que los casos en los juzgados no le salpiquen, es la opción más rentable. Porque cuanto más rápido y alto se sube, más fácil es despeñarse.

Las piezas del puzzle

Tengo un puzzle. ¿Me ayudan a ordenar las piezas?

1.- La Cámara, tras una reunión con el secretario de Estado de Infraestructuras en febrero, afirma que el Gobierno trabaja en alumbrar, en dos meses (abril, por lo tanto) una reprogramación de inversiones en Alta Velocidad.

2.- La ministra de Fomento, Ana Pastor, afirma que se acabaron las “obras faraónicas” y que habrá una remodelación en las inversiones que se alumbrará en breve.

3.- Fomento no pide ni un solo céntimo de euro a Europa, en el marco de la Red Transeuropea de Transportes, para invertir en el AVE a Almería. No habrá, por lo tanto, subvenciones extra para la Alta Velocidad Almeriense hasta 2020. Ocurrió esta primavera.

4.- Este año, el presupuesto para el AVE almeriense no contempla nada de obra nueva. Almería sólo recibe el 3% de la inversión estatal en trenes pese al claro déficit infraestructural en el que, en esto sí, todos los partidos están de acuerdo.

5.- Los cuatro tramos en obras en Almería, al borde de acabar, se quedan sin relevo y habrá un parón en la construcción. El PP lo admite antes, incluso, de que el Presupuesto General del Estado fuera aprobado, esto es, cuando aún se podía haber incrementado la partida.

6.- El primer edil almeriense, Luis Rogelio Rodríguez-Comendador, se mostró convencido durante una conferencia en Sevilla en junio del pasado año de que el AVE «evidentemente» no llegará a Almería «ni en esta legislatura ni en la siguiente», lo que emplazaría el fin de obra a 2019 como muy pronto. Y, añadía: «Ni sueño yo con ello».

7.- Aparece el documento “de trabajo” de Adif que propone no invertir ni un euro en el AVE a Almería hasta 2019. La explicación oficial del órgano gestor es que el documento no es oficial, que es un borrador superado y que no es la línea de trabajo, por lo tanto, del Gobierno.

Yo veo piezas de un puzzle, sueltas, que pueden encajar, que parecen hacerlo pese a que haya quienes se afanan en insistir en que esto no es lo que parece. Saquen ustedes sus conclusiones.

“¿Tú lo ves normal?”

Últimamente el Chérigan de Atún se me está atragantando. Es entrar por las puertas del bar de turno y detectar el modo en el que la barra se ha convertido en el particular ‘muro de las lamentaciones’ laico, codo posado, en el que poner a caldo al dirigente de turno y, de ese modo, liberar el espíritu del peso de una crisis que se ha eternizado.

Estaba yo en ese momento del día en el que uno se relaja, pide una caña y un cherigancito, cuando el compañero de barra me inquiere. “¿Tú lo ves normal?”. Absorto como estaba en la lectura del diario, no había estado escuchando su disertación. “¿El qué?”. El parroquiano volvió a repetir sus sentencias, una tras otra. Es vecino de El Toyo, donde el mantenimiento y los servicios públicos los gestiona una Entidad de Conservación, y no el Ayuntamiento, como en el resto del municipio. Ahora bien, el Ayuntamiento es uno de los ‘socios’ más grandes de la urbanización por la propiedad de la gran cantidad de solares sin desarrollar. “Que el personal de la Entidad de Conservación cobra casi 132.000 euros al año, y eso que son tres…”, me dice, textualmente. “De ahí salen buenos sueldos”, le contesto yo. “Y tan buenos… Ya quisiera yo uno de esos. Vamos, que se gastan casi lo mismo en personal que en el servicio de limpieza”, me dice.

Antes, cuando había dinero a mansalva, no había críticas de este estilo. Y si las había, el trago era menos amargo. “¿Quién puede entender que en el presupuesto se prevea gastar más en los coches y el combustible que en la factura de la luz de las farolas? Que El Toyo no es Nueva York como para gastarse tanto en coches y en gasolina. A saber… Además, que en El Toyo hay más farolas que habitantes”, rezaba entre dientes.

A los vecinos de El Toyo, la gran mayoría pagando su hipoteca -ni que sea por el poco tiempo que lleva viva esa urbanización en pie- les escuece la factura de la Entidad de Conservación. Igual que a cualquiera le pica el IBI, la basura… o incluso la zona azul, que es otro cantar. Porque cada uno cobra su sueldecillo. Y cuando las comparativas se hacen con los salarios de quienes toman las decisiones respecto de las facturas que le llegan a casa, o quienes las gestionan con mejor o peor tino… la cosa no gusta. Que por poner un ejemplo, un concejal de Almería cobra más que el presidente de la Junta. Y en esta ciudad hay más de 20.000 parados.

Ideal.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.