Presente y futuro de la construcción


La inversión extranjera, sobre todo de ciudadanos rusos y eslovenos en territorio español está provocando un aumento en las viviendas costeras lo que está arrastrando, aun un repunte en la construcción, situándose España en tercera posición respecto de los países europeos en el ranking de aumento de nueva actividad.
Según los expertos esta tendencia alcista se irán consolidando en los próximos meses pero queda aun muy lejos de alcanzar el techo histórico que se produjo en 1999.
Muchas son las personas que esta transición han perdido sus puestos de trabajo y muchos los autónomos que han tenido que abandonar su profesión porque el sector de la construcción daba cobijo a muchos profesionales, desde escayolistas hasta conductores de retroexcavadoras pasando por encofradores, carpinteros, encofradores, pintores etc. sin podernos olvidar del sector del mueble que el parón de la construcción ha supuesto que muchas empresas hayan tenido que cerrar o reducir drásticamente sus plantillas.
Lejos quedan los tiempos donde se compraba sobre plano (desde mi modesta opinión) un grave error porque eso alimentaba la especulación, la mala calidad en el producto (vivienda) y en las estafas (muchos han sido los casos de cooperativistas estafados que han saltado a los medios de comunicación al quedarse sin dinero y sin casa)
Sin lugar a dudas se ha demostrado que un país no puede depender de un sector porque ello provocado que toda la economía puede sufrir una debacle difícil de superar.
Los constructores ante la situación que hemos vivido han abierto nuevos horizontes, lanzándose las grandes constructoras a invertir y construir en zonas del planeta, aun prácticamente vírgenes, como Arabia Saudí o los países latinoamericanos.
Las grandes construcciones y rascacielos ha supuesto un colchón para estas grandes empresas constructoras no así para los pequeños autónomos que han visto como han tenido que malvender sus excavadoras, rodillos, palas cargadoras, retroexcavadoras y camiones para ser usados como de segunda mano en países del norte de África o directamente han sido destinados al desguace.
No podemos dejar pasar por alto que los autónomos de la construcción tienen que hacer frente mensualmente a gastos como la Seguridad Social, seguros personales y seguros de las máquinas que utilizan para desempeñar su trabajo.
Desde nuestro punto de vista creo que se tardará muchos años en volver como un simple peón de la construcción podía ganar 1500 euros mensuales o cobrar a 20 euros la hora de trabajo o como había encofradores que ganaban netos más de 3000 euros o como las jornadas de los conductores de camiones de movimiento de tierra o de Dumper hacían jornadas de trabajo de 10 horas o más porque económicamente les compensaba.
Aunque hay que advertir que todo ello provoco resultados que ahora estamos sufriendo: una mala construcción
La construcción, la cimentación tanto de pilares como de techumbres, enfoscados y enyesados necesitan un tiempo de maduración y las prisas y el “matacaballo” con que se construía en los años del boom urbanístico provocó resultados a veces muy deficitarios en los acabados de las viviendas y en una mala planificación de la urbanización que motiva años después, problemas con riadas y embotellamiento de agua o falta de canalizaciones adecuadas para la evacuación de las aguas sucias.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
Ideal.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.