El futuro de la eficiencia energética en Europa

La semana pasada, desde de la Unión Europea se propuso un nuevo objetivo para el año 2030, reducir la dependencia energética, mejorar los objetivos en eficiencia energética y el ahorro en un 30%. Podemos reconocer que para el 2020 se estableció el objetivo del 20%, en este caso, ya desde diferentes estamentos y portales de eficiencia energética como OVACEN se pronosticó un objetivo difícil de cumplir atendiendo a la situación actual de muchos de los estados miembros. Según la Comunidad Europea, nos vamos a quedar cortos, estimándose un objetivo alcanzable del 18-19%.

En realidad es objetivo del 2020 es viable, se puede alcanzar sin medidas adicionales pero la trasposición de las diferentes directivas a los países miembros se está retrasando o aplicando incorrectamente según legislación acordada y en este punto, la UE ya ha comentado que tomará medidas contra los países que no cumplan con los planes acordados.

¿En qué situación nos encontramos?

Desde la Comunidad se resalta que todo no está perdido y que ya hemos avanzado en muchos puntos. Como ejemplo:

Tras la aplicación de las Directivas en Eficiencia Energética sobre los diferentes Códigos Técnicos de la Edificación de cada país, los edificios consumen la mitad de la energía que en el año 1980

El gasto energético en la Industria de la UE se ha reducido un 19% entre el 2001 y 2011

Las diferentes normativas están obligando a producir aparatos electrónicos mucho más eficientes que hace unos años.

Si entre el año 1995 y 2010, el promedio de consumo específico de combustible en los vehículos nuevos fue de más de 2 litros menos de lo que era en 1995.

El incremento de los frigoríficos que cumplen las clases más altas de eficiencia energética de etiquetado (A o más) aumentó de menos del 5% en 1995 a más del 90% en 2010.

¿Cuáles serán los beneficios a largo plazo?

Si los países miembros empiezan a esforzarse y trabajan sobre los logros ya realizados, el nuevo objetivo del 2030 será viable. Una meta que tendrá unos logros muy beneficiosos para los países de la UE pudiendo abaratar la energía, garantizar el suministro de la misma,mejorar los recursos en eficiencia energética o mejorar la vida de los europeos en todas sus variantes.

Las estimaciones en números son muy alentadoras, por cada 1% en el ahorro energético las importaciones de gas caen un 2,6% disminuyendo la dependencia energética hacia otros países.

Los edificios más energéticamente eficientes ofrecen “beneficios palpables y directos” a las personas que viven y trabajan en ellos, además de reducir sus facturas de energía.

Las políticas en eficiencia energética crean puestos de trabajo estables y de calidad con un futuro muy prometedor para aquellos países que apuestan por mejorar el medio ambiente.

En definitiva, debemos de ser conscientes de que impulsar las renovables o actuaciones sobre aspectos para mejorar la eficiencia energética o el ahorro puede llegar a mejorar la economía de un país tan maltrecho como es el español.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
Ideal.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.