La caza es deporte ¿sí o no?

Ante la pregunta de si la caza es un deporte, hay un debate abierto entre los animalistas que se echan las manos a la cabeza y aquellos como yo que pasarme jornadas enteras en la naturaleza practicando la cinegética es mi forma de vida.
Si a los cazadores se les tacha de todo lo imaginable, no puedes ni imaginar de todo lo que se me tacha a mí porque a mi condición de cazadora desde que tenía uso de razón se une el hecho de ser mujer, en un deporte o actividad casi exclusivo de hombres.
Antes de prejuzgar la actividad cinegética se debe conocer a fondo en que consiste y cuanto de deporte en dicha actividad desarrollada al aire libre y en jornadas que se alargan durante 8 y 10 horas al día.
La caza como deporte proporciona, al estar en contacto directo con la naturaleza, un bienestar físico y mental a quién lo practica huyendo del estrés que produce el vivir en las grandes ciudades.
Sobre si la caza puede o no considerarse en un deporte más queda fuera de toda duda en el momento en que las administraciones públicas crean la RFEC (Real Federación Española de Caza) que regula normativa esta actividad encuadrándola en como otros deportes en el Consejo Superior de Deportes.
La cinegética admite muchas variantes siendo la mas conocida la caza menor, la caza mayor y la caza con galgos sin olvidarnos de la variante acuática que en España cada año cuenta con más adeptos.
No se debe despreciar los puestos de trabajo y la riqueza que proporciona esta actividad donde son millares de familias que viven de la caza y no solo como conservacionistas de los cotos de caza, sino también en aspectos como rehaleros, veterinarios, vestimenta de camuflaje y calzado deportivo como la que se vende enesta tienda de caza o atender a los ingresos que supone para la administración de caza los millones de licencia que caza que se emiten todos los años a lo largo de toda la geografía española.
El punto ecologista no puede ser incompatible con la vertiente cinegética porque el cazador es el primer conservacionista y al que más le interesa que las diversas especies cinegéticas sigan existiendo y se reproduzcan de una forma controlada (no hablaré aquí de los problemas que están generando las plagas de conejos en las cosechas de los agricultores que solicitan una y otra vez a las administraciones el control de la reproducción de estos roedores siendo los cazadores los únicos que pueden poner un pequeño freno a las invasiones de los Oryctolagus cuniculus)
Etimológicamente el término “cazar” deriva del latinismo “captiare” que viene a significar apresar fieras y animales salvajes con el fin de alimentarse o eliminar los peligros que puede acarrear su asilvestramiento.
Sus orígenes se remontan a tiempos inmemoriales pero evolucionando pasando de ser una actividad del hombre para subsistir a ser una actividad deportiva y de control de la fauna salvaje.
Modalidades como la cetrería o caza con rapaces (en especial con halcones) son milenarias y practicadas por muchas culturas del mundo.
En todas las modalidades existen campeonatos de caza, siendo quizás los mas conocidos la copa del Rey del campeonato de galgos reuniendo todos los años a millares de aficionados que disfrutan de las carreras de galgos detrás de las rabonas asegurando la supervivencia de las mejores liebres y la depuración de la especie.
Otro de los campeonatos que cuenta con mayor numero de seguidores es de caza menor, donde la perdiz, la liebre y el conejo son las piezas a abatir y durante la larga y dura jornada de caza, la habilidad del cazador, para recorrer los cazadores y su puntería son las dos bazas principales para tratar de ser considerador el mejor cazador. Sin olvidarnos del sabueso que juega un papel vital para encontrar el rastro de las piezas y llevar a cabo a cabo la “puesta” o “postura” avisando así a su amo de la proximidad de una pieza a abatir.

Los campeonatos de caza son regulados por organismos deportivos que disponen de reglamentos específicos que, normalmente, se editan por la RFEC. En el caso que nos acontece, las competiciones que subyacen en la modalidad de “caza”, absolutamente todas están sujetas a un reglamento.

Conclusiones:


La actividad de la caza se considera un deporte a todos los niveles, siendo una fuente de riqueza para el país, donde cada año aumentan las ventas de artículos dedicados a la caza y donde los campeonatos se convierte en eventos seguidos por grandes afluencias de público
Son diversas las fuentes de información donde puedes profundizar en los aspectos de la cinegética:
http://www.club-caza.com
http://revistajaraysedal.es/

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
Ideal.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.