Adiós.

Este blog toca a su fin. Lo he estado meditando durante mucho tiempo. Me da mucha pena. Aquí empezó todo. Patón, que fue guía, Claro y sus relatos, Rigo y sus comienzos. Tres nombres atados para siempre a mi alma. Disputas, peleas, insultos, malos ratos, grandes momentos, quedadas… Todo eso me impedía cerrar esta bitácora. Pero IDEAL abre otra puerta con más posibilidades y a ella me mudo, aunque con fuerzas escasas, pues mantener vivas dos bitácoras es una tarea ardua, sobre todo si, haciendo caso a Foces, queremos denunciar y dejar a un lado lo culto.

A todos, las gracias. A todos deciros que el que así lo desee me podrá encontrar en dos puntos, dos puertas abiertas, dos escenarios y un mismo jardín. Siempre Bomarzo.

http://www.granadablogs.com/eljardindebomarzo/

http://eljardindebomarzo-bomarzo.blogspot.com/

En el primero se traslada el espíritu originario de este blog y quedará, fundamentalmente para hablar de temas de Granada, de la que no quiero despegarme del todo, de la que pretendo seguir su actualidad.

El segundo, ya sabéis que es el trasunto y sigue su propio ritmo: Liblogs, Cuaversos, política, opinión, sueños… Si así lo deseais enlazad en vuestras bitácoras las direcciones o dejarlas en vuestro favoritos. Creedme que será un placer veros por el nuevo sitio. Sé de gente que no comenta, pero lee. Así se lo dicen a mi padre en ese mentidero público y local que es su trabajo. A todos, muchas gracias. No dejéis de hacerlo en los nuesvos espacios.

Atrás dejo más de 600 entradas en esta bitácora y el aprendizaje de la mano de Barrera y mis compis de ideal.es: Vero, Ivette y Fran.

Creedme que me da pena.

Sinceramente vuestro.

El Jardinero.

Juanjo Ibáñez

Pd.- Nos vemos en los bares, en las calles, de paseo. Hablamos pues.

Andalucismo

Acabo de llegar de darme un baño de andalucismo. Estar en el exilio es lo que tiene. Nada más llegar a un puesto he escuchado : ¿Dónde ehtá eze chavá que ma pedío er shocolate? Y me he dicho, tate, este va a ser de Málaga. Dicho y hecho. Boquerón como una biznaga, como el Rincón de la Victoria, como la Axarquía.Tenía ganas de darme esa inmersión de acento de la tierra, de mi tierra. Después, unas cervezas con un par de almerienses me han acercado aún más a mi ciudad y, la verdad, he sido feliz al escuchar ecos de mi pueblo, de mi zona, incluso me ha salido el mío, un poco anestesiado entre eses y vocalizaciones perfectas.

Realmente ser andaluz es todo un honor y todo un orgullo. Lástima que no tengamos una conciencia de pueblo algo más acentuada. Todo nos iría un poquito mejor.

Un saludo desde mi Jardín.

Bomarzo andaluz.

Muerte al Borbón

No puedo hacer más que estar de acuerdo con el editorialista que ayer, en El País, se lamentaba de las primarias palabras de Tardá en las que finalizaba su bravucona alocución cachorril con un “Muerte al Borbón”. La citada frase, con un trasfondo histórico también ignorado por muchos, sonó como un eructo extemporáneo que en una sociedad como la nuestra no tiene cabida.

Vayamos por partes. El famoso “muerte al Borbón”, hunde sus raíces en los Decretos de Nueva Planta con los que Felipe V acabó con los privilegios de Cataluña en castigo por el apoyo que sus instituciones bridaron al Hasburgo en la Guerra de Sucesión española a comienzos del XVIII. Desde ese momento, en Cataluña, su nacionalismo más reaccionario ha posicionado el apellido Borbón dentro de sus iras más furibundas. Qué curioso, verdad? La cuestión no es una Cataluña más independiente, sino que ganó un Rey en estas Españas al que ellos no apoyaban. Imagino que esa parte de la Historia la omiten.

En cualquier caso, hoy día no tiene cabia exabrupto de ese porte en una sociedad libre y democrática. Lo realizado por Tardá, el primario, no deja de ser una muestra más de la medianía en la que este país en el que incluyo a Cataluña, anda sumido. Y no me vale usar argumentos en defensa de un republicanismo más bien anclado a finales del XIX. Uno, que es tan republicano como Tardá, no siente la necesidad de matar a nadie y es capaz de asumir el marco de convivencia que ofrece la Constitución sin por ello dejar de añorar una España republicana y sin que, para ello tenga que morir nadie, ni borbones, ni tardás ni ibáñez algunos. Y para más INRI, el señor Tardá cobra del mismo Estado que tanto odia. Cuánta incoherencia lleva de la mano siempre la ignorancia.

Un saludo desde mi jardín.

Bomarzo republicano.

Hoy, el trasunto, como cada miércoles, apuesta por los cuaversos. Pincha aquí.

Autovía a la Costa YA!

Mi ánimo podría ser considerado demagógico por algunos. Asumo el riesgo. Sólo escribo porque soy granadino y me duele mi tierra. Si después de leer noticias como ésta no hay nadie que se sonroje y que no se le parta el alma en dos es que nuestra clase política no merece consideración alguna.

Autovía a la Cosa YA! Porque no se trata de llegar antes, sino de llegar vivo.

Hoy ni saludo.

El trasunto del jardín reflexiona sobre los tontos de los cojones: Pincha aquí

José Hurtado 1 – Ayuntamiento 0

No saben cómo me alegro de que la Junta de Andalucía deniegue el permiso al Ayuntamiento granadino para que construya un aparcamiento en el barrio del Realejo. Y no será porque el barrio no necesite esa infraestructura, que sí, pero, no sé si porque vivo en Madrid, pero me he vuelto de un susceptible que no me aguanto. Pues me parece mucha casualidad que se haya escogido el único colegio público de la zona para realizar tal infraestructura.

Yo soy del Realejo. Quiero a ese barrio y me duele mucho su olvido. La consecución de un centro de salud costó sangre, sudor y lágrimas. Los problemas de transporte público que tiene son para sonrojar. Ahora le quieren quitar, temporalmente, el único valuarte público educativo. El resto de los centros del barrio son concertados y religiosos: Mercedarias, Santo Domingo, Rosario (mi antiguo cole), Ave María… Y resulta que el único sitio apto para la construcción de aparcamiento que tiene el barrio es el José Hurtado. Resulta que el colegio se tiene que cerrar para realizar la obra, obvio, que los niños tienen que buscar otros centros en la zona con unas características muy singulares o bien, si quieren enseñanza pública buscar en otros barrios… Y como siempre, cuando hay una gaviota cerca, es ésta la más perjudicada.

No creo en las casualidades en política. Lo siento. Excéptico que ha salido el nene. Así que lo realizado por la Junta me parece un acierto. De todas formas esperen de un momento a otro argumentos tales como: “si la Junta le niega esa infraestructura a los vecinos del Realejo, que sean ellos los que busquen la solución. Nosotros es eso lo que le vamos a trasladar a los vecinos…”. O “nosotros ya hemos hecho lo que hemos podido, ahora le toca a la Junta, que es la que niega el aparcamiento a los vecinos, mover ficha”. Que estos de la Plaza del Carmen, a la hora de hacer demagogia no hay quien les gane.

Un saludo desde mi jardín.

El trasunto hoy reflexiona sobre libros y Azaña. Pincha aquí.

Martín Favelis

Lo reconozco. Quiero a ese hombre. No sé si será su porte, su pelirroja barba, su acento ultramarino, su ironía genética o su afecto natural. Quizás el recuerdo de aquel jamón. No sé. Pero quiero a ese hombre. Y ayer tuve ocasión de poder compartir en estas calles del foro un abrazo, unas risas y unas canciones de rock hebreo con el singular Martín Favelis. Aún con olor a saque en su aliento y su mano incorrupta por haber apretado la de Sánchez Dragó, Martín y yo nos dimos el correspondiente abrazo en la puerta del cuartel general del Ejército del Aire, en Moncloa, con la placa del Caudillo por testigo y un arco de la victoria mirando de soslayo. Quién coño puede dar más.

Debo decir que me hizo mucha ilusión poder hablar con él en Madrid. Todo era muy extraño. La última vez que estuvimos juntos me hizo un entrañable regalo y nos tomábamos unas cervezas mientras embaucaba a todos los reunidos con la fuerza de su verbo.

Ayer hablamos de proyectos, de cursos de verano, de objetivos a medio plazo, de puertas que se abren, de otras que se cierran, y todo ello sin dejar de reír. Hasta el final. Música en hebreo para poner una nota dedespedida divertida y, claro está, la vacilada de un argentino tremendo: bajar la ventanilla y saludar a una tipa que conocía, así, de repente, como por las buenas. Un genio, sin duda.

Un saludo desde mi jardín

Bomarzo Favelisiano

El trasunto del jardín se da una vuelta por las tripas de Madrid. Pincha aquí.

Cuaversos de Bitácora

Quinta edición de los Cuaversos. Ya sabéis que desde aquí os cito a las bitácoras que a estas horas ya han publicado sus cuaversos.

Como el gran Juan Antonio

La cachonda Nefer

El sureño Patón

La granaína Lía

El gótico Clarence

El jardinero Bomarzo

Caperucita Roja

Anoche, mi pequeña me pidió que le contara el cuento de caperucita. Fue un instante antes de bañarla. Mientras le quitaba la ropa empecé a contarle la historia, eso sí, con algunos arreglos que diría un músico. No pude evitar sentir cierta emoción al ver la mirada de mi hija clavada en la mía mientras interpretaba a los personajes con sus respectivas voces. Estaba tan dentro de la historia que cada vez que intervenía el lobo se asustaba e incluso me pedía que no alzara la voz para que no viniera.

Esos instantes, quiméricos cuando vivía en Granada, fueron los que me perdí durante dos años, dos años en los que secuestré el poder sentir que la mirada de mi hija atravesándome mientras le cuento una historia que persigue arrancarle una sonrisa.

Cada vez tengo más claro por qué me fuí de Granada.

Un saludo desde mi jardín.

El trasunto del jardín hoy habla de esperanzas y tacones. Pincha aquí.

El buen Foces

Lo siento, pero hoy no puedo escribir nada. Después de leer lo escrito por Foces, lo único que puedo hacer es invitarte a que lo leas. Este jardinero suscribe hasta el último punto.

Un saludo desde mi jardín.

Bomarzo.

El trasunto del jardín habla hoy sobre memorias y olvidados. Pincha aquí.

A mi padre

El otro día fuí a cortarme el pelo. Prosaico ¿verdad? Pues no creáis. Durante 33 años nunca me he tenido que preocupar de esa circunstancia. Mi padre, peluquero profesional, se encargaba de tal menester y con un resultado excelente. No es responsabilidad suya mi incipiente alopecia. Pero ya no puede ser. Ya no es posible decir, papá, que voy a la pelu para que me cortes, ¿tenéis mucho lío? No. Eso ya no es posible. 500 kilómetros lo impiden.

Sentado frente al espejo, con un desconocido quitándome pelo de la cabeza no podía dejar de pensar en lo que echo de menos a mis padre y en que, en cierto modo, le estaba engañando. El ser humano es absurdo por naturaleza y su apego hacia lo sensible le juega malas pasadas. Mirar a ese desconocido ocupar el puesto que durante 33 años ha tenido mi padre me dio pena. No había miradas cómplices, ni conversaciones con guiño, ni charlas comunes. No hubo beso a la entrada, ni beso a la salida. No hubo un papá, vamos a tomarnos algo al Nuevo Restaurante. Nada de eso hubo y, a pesar de lo bien que estoy en Madrid, donde siento que esta ciudad me invade y me llena cuando la respiro, carezco de esos pequeños detalles que se han quedado a dormir en una pequeña ciudad del sur hecha a escala de mis sueños, que si tuviera manos, serían las de mi padre, que si pudiera hablar, tendría la voz de mi madre.

Un saludo desde mi jardín.

Bomarzo paternal.

Ideal.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.