La tierra de don Tancredo

Malos tiempos para los videntes. Telecinco acaba de despedir a su famosa Anne Germain y, hace un año, las urnas despidieron al equipo económico de los brotes verdes, ZP incluido. Ahora se aventura el arúspice Rajoy con su vaticinio para 2014, en vísperas de las elecciones, por lo que el riesgo es grande. Como plan B, su partido se afana en invertir la teoría política que hasta ahora decía que era el gobierno el que perdía las elecciones y no la oposición la que las ganaba. Con la inestimable ayuda del PSOE, el PP espera, ‘ora et labora’, que la factura por los recortes sea inferior a la del desencanto y falta de alternativa de los socialistas, y vapulea con la herencia a diestra y, sobre todo, siniestra, a riesgo de convertir el ágora política en el ruedo de Don Tancredo, el torerillo valenciano de fines del XIX que subido a un cajón todo vestido de blanco recibía al toro haciendo la estatua para pasar desapercibido, una forma fácil de no asumir riesgos ni coger el toro por los cuernos.

Así que los debates políticos al uso son a menudo de salón, de ‘tumás’, desconectados de los eventos consuetudinarios que acontecen en la rúa, de las colas del paro y ante el Banco de Alimentos, de los jornaleros sin jornales, de los aceituneros sin aceite, de los desahucios… Y a este lado del Guadalbullón seguimos a pies juntillas este dontancredismo de debates entre políticos, que no POLÍTICOS.

Y en los plenos institucionales, que son los máximos órganos de representación de los ciudadanos, los debates no valen ‘pa na’. Las pocas novedades llegan exhaustas, con los anuncios hechos y las críticas vertidas antes, sin margen para el acuerdo y sólo para el litigio.

A Don Tancredo se la jugaron en Sevilla. Al toro le enseñaron a embestir una sábana y, cuando llegó la hora de la verdad, se lo llevó por delante, con peana y todo y a los sones de un pasodoble. Y eso le puede pasar a más de uno de nuestros próceres, que como siga haciendo la estatua ante los problemas, lo mismo la ciudadanía se lo lleva por delante, con urna y todo y a los sones del Himno a Jaén.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
Ideal.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.