Antonio Trujillo, un liberal por Jaén

 

Se nos ha ido en el silencio del ruido cotidiano uno de los padres de la Universidad de Jaén, uno de los artífices de sus primeros pasos, igual que lo fueron, y en algunos casos lo siguen siendo, Antonio Pascual, Luis Parras, José González y tantos otros. Antonio Trujillo García presidió el primer Consejo Social (1994-2000), entonces denominado Consejo de Administración, ”órgano colegiado de participación de la sociedad en la Universidad”, punto de encuentro entre la principal institución académica de la provincia y la sociedad jienense.

Pero Antonio Trujillo fue mucho más. Fue uno de los protagonistas de la vida socioeconómica provincial durante varias décadas. Un hombre inquieto, emprendedor, lúcido, de preocupación social y el primero al que escuché, en un entrevista que le hice en los noventa, defender en Jaén su fe liberal desde bases teóricas y distinguiendo sus matices: liberales clásicos, socialdemócratas, igualitaristas, economicistas, católicos, agnósticos…

Pacense de nacimiento, llegó a la capital jienense en la década de los sesenta para dirigir la emblemática fábrica de cerveza El Alcázary vivió su traslado a las modernas instalaciones de La Imora, que la convirtieron en una planta de avanzada tecnología y rentabilidad. Presidió la Cámara de Comercio e Industria de la Provincia, así como Cáritas Diocesana, e hizo su incursión en la política animado por Fraga Iribarne cuando en 1977 encabezó la candidatura de Alianza Popular al Congreso de los Diputados. Cuando Cruzcampo adquirió El Alcázar, Trujillo se fue a Madrid de ejecutivo del grupo, en donde tuvo altas responsabilidades, hasta que su jubilación lo devolvió a Jaén.

 Dada su dilatada biografía, su implicación con Jaén y su disponsibilidad, la joven Universidad le confió el Consejo de Administración, con amplias competencias como por ejemplo la aprobación de los presupuestos de toda la institución académica. Durante su etapa se eligió mediante concurso de ideas la imagen corporativa y el escudo de la Universidad de Jaén, se impulsaron los primeros procesos de calidad y también la Fundación Amigos de la Universidad, que no terminó de ver la luz, para pesar de Trujillo, pero que creó una importante base de datos de los jienenses repartidos por el resto de España y el mundo.

Por todo ello, los actuales responsables universitarios y la sociedad jienense en su conjunto le deben al menos que se le recuerde.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
Ideal.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.