SUEÑOS

Hay sueños que te alejan demasiado de la realidad. Has deseado alcanzarlos y los has perseguido hasta el fondo del bosque. Pueden llegar a obsesionarte tanto que te distraen del camino de vuelta e incluso te llevan a perder el control sobre ti.
            Hay sueños que te hieren, con una punzada más aguda que una pesadilla de la que necesitas despertar. Cuando por fin lo has conseguido, abrir los ojos, el dolor no ha cesado y las manos te tiemblan y el corazón se confunde.
Hay sueños que no merecen ningún respeto, porque tú los has creado, pero ellos se escapan de ti independientes, desagradecidos, soberbios, y si acaso te arrastran a esos lugares hasta los que te habías propuesto no llegar.
Los sueños son peligrosos. Y sentirlos, tenerlos, acunarlos, duele.
 
En cambio hay sueños que no se tienen y se cumplen, palabras que no se dicen y suceden, corazonadas que no son nuestras y que engendran en nosotros la semillas de otros sueños, que van a germinar, y a crecer. A existir.
 
Soñar es como caminar sobre un alambre con el abismo bajo tus pies.
Si soñar es un riesgo, ¿quién puede negarse al riesgo de soñar?
Todos tenemos sueños, sin ser conscientes, sin conocerlos, tal vez sin nombre propio…
Nuestra realidad se alimenta de nuestros sueños. Silenciosos, en secreto, son el sustento del hacer cotidiano. Y no van ligados a la ambición.
Entonces, ¿soñamos o no? Nada puedo opinar.
¿Quién soy yo para despertaros de dulce letargo del sueño de vuestra vida?
 
 
                                              …de toda la memoria sólo vale
                                            el don preclaro de evocar los sueños.
 
                                                                          Antonio Machado 
 

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
Ideal.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.