Carta a un muy buen amigo

.

Buenos días tenga usted mi muy querido amigo.

.

.Verás; tu mensaje me conmovió, y mi primer movimiento fue contestarte pero lo ha dejado para hacerlo con más reposo y frialdad.

«Nadie está perdido sino el que a sí mismo se da por perdido». Por tanto tú y yo estamos perdidos si nos asimos a nuestras propias fuerzas que no son nada, porque los acontecimientos y nuestra debilidad nos superan tantas veces como nos ponemos a prueba.

.

Fracasados y desnudados de nuestra prepotencia, o puntos de vista sobre la realidad humana, nos venimos abajo y nos parece que ni el suelo nos va a sustentar.

.

Todo es depresión, abatimiento, confusión, y pensamientos negativos cuando miramos sin mentirnos a nosotros mismos, la vida y las cosas que hemos errado por cientos de veces (los más viejos más) y, queramos o no, nos encontramos en un callejón sin salida, mientras nuestros sentimientos nos atormentan sin cesar por lo que pudo haber sido y no fue. Aquí viene al caso, lo que decía el condestable Manrique cuando moría sin remedio.

.

Consiento con el morir

Con voluntad clara y pura

.

Que querer hombre vivir

Cuando Dios quiere que muera

.

Es locura.

Coplas J. Manrique

.

Cuando yo hablo de morir al mundo porque Dios quiere que muera, no es una figura gramatical sino una realidad, ya que sin salir del mundo al que ya le conocemos los bigotes, nosotros los que sufrimos por tantas cosas, estamos ya en otra esfera de la vida y del Espíritu. Y sin discusión, las cosas del Espíritu son más placenteras para el hombre no pervertido que recordemos es cuerpo, alma, y espíritu. Y no solo el cuerpo tiene derechos.

.

Porque es una sandez comprometerse con uno mismo a las aventuras del vivir cuando el entorno nos lleva a donde quiere. ¿Nos salen a todos las cosas como queremos? ¡Nunca! ¡Gracias a Dios! Porque el mundo no anda como a nosotros nos gusta, sino como la bola rueda para cada uno. Últimamente había muchos listos que tenían fortunas con intereses suculentos.; ahora son seres estafados que sepa el Señor lo que estén padeciendo con las perdidas cuando antes tanto se ufanaban con las ganancias.

.

En ese estado, estamos desorientados, porque unas veces nos vemos como héroes estafados y traicionados, y otras como imbéciles (pecadores al fin y al cabo), que hemos cometido los actos más estúpidos que se puedan mencionar y errores, algunos de ellos gruesos como una maroma. Y nos viene una pregunta interior, que no cesa de remorder y de ponernos en un estado de paranoia contra nosotros mismos: ¿a quien iremos Señor? Solo tú tienes palabras de vida eterna. Y nosotros hemos sabido y aceptado que tú eres el Cristo, Santo de Dios. (Juan 6:68 y 69).

.Tú sabes bien que cuando yo te he hablado de Jesús como «mi carpintero», al final me decías tú que le llamara por su nombre. Eso es que le amas. Tu intelecto te bombardea con las dudas, lo que es razonable a mi juicio, ya que creer que un judío casi anónimo, que fue crucificado en Judea hace dos mil años es el verbo de Dios mismo en persona humana, es bastante difícil de digerir con el propio intelecto que solo admite lo lógico.

.

A nuestra razón o atavismo, le resulta difícil creer en el Universo creado, y también que un gusanito se haga él solo un capullo, y salga del mismo como una bella mariposa. ¡Adonde va pues, nuestra lógica? ¿Donde se ha fraguado tanta proteína de tantos diferentes órganos, solo de las hojas de morera? Díganlo los especialistas en nutrición. Y de estas y como estas te cuento a millares, y eso que soy de lo más romo en las cosas de la naturaleza.

.

Decía Jesús: Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. ¿Qué padre de vosotros, si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿o si pescado, en lugar de pescado, le dará una serpiente? ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión?

. .

Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan? (Lucas 11:9 al 13).

.

Yo a veces me pregunto ¿porqué somos tan duros de corazón y tan petulantes que nos empeñamos pasar por el cedazo de nuestra razón obnubilada los misterios de Dios? Sabemos lo que la aplicación correcta, según el espíritu de Cristo produce de bien y de amor a la humanidad. Sin embargo insistimos en movernos continuamente por el fango del mundo, a pesar de haber padecido (y lo que queda) tantas injusticias y tantas frustraciones y desengaños.

..

Tú te encuentras ahora mismo frustrado y quizás amargado, pero no debe ser así. Tú amas a Dios porque me consta, y tienes rango humano suficiente para ello. Lo que ocurre, a mi parecer, es que estás metido en un gran lío contigo mismo, y para que el Señor te perdone es preciso que te perdones a ti mismo también.

.

A Partir de ahí y reconociendo las cosas que deben o no deben ser, todo es ya camino recto aunque en él tengamos que renunciar, como en el Camino de Santiago a la carretera llana y cómoda, para poder ir por el monte que es lo que verdaderamente es hacer ese camino, como lo sabes bien tú que lo has hecho más de una vez y por lo más angosto y fatigoso de tal camino.

.

Aunque creo que este poema lo he enviado porque soy muy desordenado lo vuelvo a repetir; cuenta con este amigo que espera verte en la dichosa eternidad con Jesús (mi carpintero amado). Ya sabes.

Espera en Dios, porque aun hemos de alabarlo eternamente.

.

Jugué, perdí, pagué


.
Jugué, perdí, pagué: Estoy en paz;
Luché y lloré, nada le debo al mal
Amé a Jesús y libre fui de muerte.
Mi vida fue la de cualquier mortal
Que lucha y brega en su azarosa suerte.
.
En tierna juventud, a la manida
Moral banal sostuve la embestida.
Planté piedad, honestidad y empeño;
Que en estas pautas cimenté mi vida
Y fracasé; pero aun persigo el sueño.
.
En las místicas noches del abismo
De nieblas y quimeras de heroísmo,
Busqué del Cielo auténtica verdad,
No me entregué al político cinismo,
Ni ofuscaron ganancias de maldad.
.
Y sé que ningún hombre a mi porfía,
La réplica me dio, precisa y fría
Y yo en esta barquilla aun zozobrada
Me encuentro solo y pleno de alegría,
Bregando osado y firme en la remada.
.
¿El amor? Es tenue, etéreo y eternal
De Dios en su pureza y armonía,
Pues nunca es de la humana algarabía
Llenar de las personas su ideal,
Ni de heces se nutre la poesía.
.
De ensueños he vivido y añoranza
Del Cielo que es mi aspiración a ultranza;
Quiero con ilusión vivir sin pena
Aunque sepa del mundo la mudanza
Y del amor la efímera cadena.
.
Nunca juzgué ni condené al hermano,
Pues no se hace juicio en equidad
A enigma oculto en corazón humano
Que en fragosa y profunda intimidad
Es más abstruso que insondable arcano.
.
Amé a la humanidad, lloré en sus llantos
Consciente de sus grandes desencantos,
Pues mi alma aprendió de mi interior
Sin consultas de magos, ni de espantos
Que somos todos valiosos para Dios.
.
Al silbo de Jesús corrí tras Él.
Luché por la justicia y el derecho,
De nadie quise cohecho ni cuartel
Pues solo en Dios me impulso y me pertrecho,
Del vívido acicate de mi fe.
.
Gusté del altruismo y la virtud;
A pobres y dolientes comprendía.
Abrí mi corazón en plenitud,
De Dios gocé gracias en multitud
Y muchas más espero todavía.
.
Sigo amando… y en pos de mi llamada,
Pues vida sin amor deviene en nada;
Con Cristo me despido en buen talante,
Afable faz, sonrisa relajada,
Que aquí no hay nada eterno… ni importante.

..

Rafael Ángel Marañon

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
Ideal.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.