¡A PATEAR EL MUNDO!

Una de las cosas que más tristeza me daban de abandonar el Hueso era dejar huerfanita a la gallina que un día me diseñara el gran y polifacético Martín Favelis.

 

Su genio, bonhomía y generosidad han alumbrado a la hermanita gemela de aquélla.

 

Ya sabéis, amigos, desde ahora, pinchad en…

 

EL FINAL DE UN BLOG

Y el principio de otro. Transformarse o morir. Hemos inaugurado el blog

PATEANDO EL MUNDO

desde el que seguimos contando la vida, como hacíamos en este Hueso.

Para cerrar definitivamente este Blog, dejo el glorioso dibujo que me hizo Martín Favelis, y que estábamos a la espera de un inminente cambio en el formato de los Blogs de IDEAL.

Un saludo y gracias por haber estado ahí. Lo dicho. Nos vemos…

 

PATEANDO EL MUNDO

Así que, si les gustaba el Hueso, cambien en Favoritos o envíen su e mail a través del nuevo Blog para recibir un mensaje resumen con las actualizaciones.

Hasta siempre.

Nos seguimos viendo en la Red.

PATEANDO EL MUNDO

Nos hemos mudado  y este Blog se ha convertido en…

 

Pateando el Mundo

 

Cambiadlo en favoritos y seguid estando ahi, queridos amigos. Seguimos en linea.

Fdo. Jens pateador

 

PROBLEMAS TÉCNICOS

No hay forma de que a este Blog le suban las actualizaciones de forma normalizada. Después de varios días a trancas y barrancas, nos hemos quedado colgados en el Enigma literario.

 

Y la verdad es que da pena subir Posts sabiendo que la mayoría que quiénes acceden al Blog no los van a leer así que, como nos hemos quemado y hasta que se arreglen los mencionados problemas - que uno nunca termina de saber la razón de sólo le pasen a este Blog de forma periódica – echamos el cierre de forma temporal.

 

Fdo.- Jens en huelga de brazos caídos

De momento, nos vemos Pateando el mundo

 

 

 

 

EDUCACIÓN EN IMÁGENES

Dejamos la columna de hoy de IDEAL, que tiene relación con el cine, los cortos, los freakies y las pelis.
 
¿Qué opináis?
 
Atentos a la lapidaria aseveración de Bigas Luna: “El analfabeto de este siglo es el que no sabe hacer películas.” El crítico y columnista habitual Juan Cueto, por su parte, sostiene que ha llegado tarde a la revolución de las imágenes en movimiento y que, para sus columnas, sólo es capaz de escribir treinta y tres líneas, en plan antiguo, de la misma manera que las nuevas generaciones son capaces de filmar treinta segundos con total naturalidad. Cueto, en fin, se lamenta por no saber filmar y no estar en edad “de escribir las columnas del futuro y denunciar audiovisualmente las injusticias del planeta en su propio lenguaje, ortografía, sintaxis, audio y formato.” Y hablamos  de un tipo lúcido y lucido, hábil captador de tendencias en todo lo que huele a cultura e innovación.    
 
Las generaciones del futuro inmediato, en una palabra, escribirán a través de imágenes. Es un hecho que el éxito del Youtube ha terminado de acreditar, tras la explosión de la publicidad y de esos video-clips, en los que lo menos importante es la música.
 
Así las cosas, iniciativas como la puesta en marcha por el Festival de Jóvenes Realizadores de Granada de enseñar imágenes a la chavalería más joven de nuestra ciudad resulta de lo más estimulante y necesaria. Enseñar imágenes, ojo, que no es lo mismo que enseñar con imágenes.
 

 
Hay profesores que, convencidos de la importancia de lo audiovisual, se apoyan en películas y documentales a la hora de explicar sus lecciones de arte e historia. Pero la enseñanza de imágenes es otra cosa. Enseñar a mirar las películas, a interpretar los anuncios, a comprender una fotografía… todo ello contribuye a que, efectivamente, una cámara en manos de un chaval del siglo XXI vaya a ser algo tan cotidiano como una pluma o un bolígrafo en la de los intelectuales del siglo XIX y primera mitad del XX.
 
Un perfecto ejemplo de esta educación audiovisual lo constituye la familia Carvajal. Arturo, el padre, aprovecha las vacaciones veraniegas para rodar cortometrajes con sus hijos, sobrinos y vecinos de Monachil, quienes escriben los guiones, filman las escenas y utilizan distintos programas de edición, sonido y efectos especiales para ultimar unas pequeñas películas caseras tan sencillas como bien terminadas.
 
Así, cuando el director Marco Fettolini organizó un casting en el municipio serrano, en busca de protagonistas para su cortometraje “El niño que quiso tocar el cielo”, Alberto y Pablo Carvajal fueron elegidos. El corto, excepcional, ha sido seleccionado para los Festivales de Granada, Milán, Málaga o Valladolid, pero el poso más importante que ha dejado en los niños es un desmedido interés por lo audiovisual, hasta el punto de que Pablo, a sus doce años, disfruta viendo “El laberinto del fauno” y comentándola técnicamente con su padre.
 
Aprender a filmar y educar en imágenes. Ejemplos como el del Festival de Nuevos Realizadores o el de la familia Carvajal nos hacen ser optimistas acerca de la posibilidad de que los Del Toro del futuro se estén formando en la Granada del presente.
 
Jesús Lens Espinosa de los Monteros.

LA NOCHE MAS FREAKIE

Sacai yo yo hemos estado en el Festival de Jóvenes Realizadores de Granada, y hemos preparado estas notas para IDEAL. A ver si os gustan…
 
El jueves se celebra la noche más freakie del Festival de Jóvenes Realizadores de Granada. Una noche dedicada al cine más a contracorriente, fantástico e imaginativo, sorprendentemente carente de gore, terror y secuencias sanguinolientas y macabras.
 
Andrés tenía esta noche apuntada en su agenda desde que se hizo público el programa. Su camiseta de Rob Zombie le acredita como experto en cine terrorífico: “me gusta la caña. Pero el cine que realmente me pone requiere de presupuestos muy altos para efectos especiales así que, lo que espero de los cortos de hoy es la sorpresa y… el morro de los directores.”
 

 
Verónica, de Canarias, y Fran, riojano de pro, sin embargo, han venido con independencia de la programación. “Ayer no conseguimos ponernos de acuerdo con la peña y hoy, a base de SMS, aquí estamos todos, preparados para ver lo que nos echen.” Efectivamente, son un grupo de amigos que, bullangueros, están dispuestos a disfrutar de los cortos.
 
El ambiente es predominantemente joven. Pocos son los espectadores que siquiera se acercan a los treinta años. Ropas desenfadadas y una estética neohippy se ha adueñado del tradicionalmente serio teatro Isabel la Católica: rastas, piercings, ropa ancha, camisetas estampadas, fulares y pañuelos dan un luminoso toque de color a una noche granadina que huele a multiculturalidad bien entendida.
 
“Lo mejor de este Festival es su eclecticismo”, comentan los encargados de la sala. “De los chavales de los institutos y los colegios que vienen por las mañanas a los universitarios más serios que ven los documentales, pasando por esta sesión freakie, con más pintas, pero que siempre se llena, da alegría ver a tanta gente distinta.”
 
Efectivamente, la platea del teatro está abarrotada. Antonio e Inés, granadinos, reinciden este año. Él aparenta más entusiasmo que ella: “Me gustó el ambiente de la otra vez que vine y he querido repetir”. Inés, por su parte, dice que han elegido esta noche porque el fantástico es su género favorito.
 
Tras la simpática presentación de un director japonés que apenas sabía decir “grasias”, de un sevillano pata negra y de un supuesto pakistaní, los espectadores pudieron disfrutar con la flema británica de dos astronautas, la versión para impacientes de “El señor de los anillos” o un reflejo vitriólico de las dos Españas en versión cañí. La noche más freakie resultó, pues, de lo más divertida, agradable y desprejuiciada. Una estupenda noche de cine vocacional rodado con el corazón y las entrañas. 
 
Fdo.- Jens freakie total  

PILLANDO LIBROS

Las cosas que tiene la vida. En la subasta en que intenté hacerme con algo de arte, tal y como preveía, mayormente me he comido un colín. Los dibujos de Bertuchi fueron retirados y del Tapiés, de momento, no he tenido noticias, ergo, se lo adjudicaría alguien con más posibles… o más voluntad de quedarse con él.

Eso sí, me ha quedado un cierto regusto por acudir presencialmente a una subasta de arte. Otra vez será.

Si ayer hablábamos de soltar libros, una propuesta que provoca tantas adhesiones como repulsas, hoy hablamos de pillar libros. Porque este sábado, en la librería Negra y Criminal, habrá un selecto ramillete de escritores de género policíaco, firmando y dedicando libros.

Sé que debo algunos libros de Méndez a algunos amigos. No desesperéis. Pero aprovechamos la ocasión para anunciar que tenéis la oportunidad de obtener libros dedicados de los siguientes autores:  

FRANCISCO GONZÁLEZ LEDESMA

ANDREU MARTÍN

JAUME RIBERA

CARLES QUILEZ      

VERÓNICA  VILA-SAN-JUAN

JORDI DE MANUEL

CRISTINA FALLARÁS

JOAQUÍN GUERRERo

RAÚL ARGEMÍ

JOSÉ LUIS SERRANO

TERESA SOLANA

                              JOSÉ LUIS MUÑOZ                                            

LLUIS GUTIÉRREZ

LEO COYOTE 

EMPAR FERNÁNDEZ

     PABLO BONELL GOYTISOLO                                                        

ANTONIO ITURBE 

ALEJANDRO GALLO

SANTIAGO RONCAGLIOLO

Como para flipar. De buena parte de estos autores hemos escrito en el Blog, a lo largo de los meses. En el buscador de este Pinchando en Hueso podréis encontrar montones de referencias.

Si queréis libros firmados, siempre que podáis venir a recogerlos personalmente a Granada y tenéis solvencia acreditada , pedid a través de esas teclitas, amigos. Van con un 10% de descuento, por cuenta de San Jorge.

Fdo.- Jens bibliófilo compulsivo  

PD.- Esta oferta es válida hasta las 14 horas del viernes.

 

 

TÚ LA LETRA Y YO LA MÚSICA

Dejamos esta reseña de una comedia en ciernes…
 
Bromeaba Hugh Grant, en la presentación de esta película ante los medios de comunicación, acerca de su papel en la misma: “Estaba un poco borracho cuando lo acepté.” No sabemos qué hay de cierto y qué de exagerado en tamaña afirmación, pero lo cierto es que el bueno de Hugh le ha echado un par a la hora de interpretar a esa ex estrella poppie de los ochenta venida a menos.
 

 
Los peinados, los modelitos, los bailes y la cutrez de su vida artística en el siglo XXI resultan de lo más patético y a la vez entrañable que hemos podido ver en una pantalla de cine en los últimos años.
 
La verdad es que sólo por eso, por el personaje de Grant, merece la pena ver la película. Por eso… y por poco más. El personaje alocado de Drew Barrymore, en la línea de las grandes destroyers románticas de la historia del cine, fieras de mi niña y alrededores, no aporta nada nuevo a un tipo de personaje más manido y sobado que el busto de Ava Gardner. El personaje de la hermana de Drew, sin embargo, sí resulta de lo más gracioso, tan mujer dominatrix como alocada fan histérica.
 
La historia y la trama, tan bien construidas como livianas en su crítica a las grandes divas de la música actual, Cristinas Aguileras y Shakiras mayormente, son de guante blanco: un músico sin inspiración y una chica cualquiera que pasaba por allí y le ayuda a componer una canción para la gran estrella del momento: Cora, que la destrozará convenientemente, buscando el éxito inmediato y el reconocimiento de unos fans que, pasando de música, sólo quieren ver bailar a la estrella.
 
Y surge la chispa entre el músico y la chica, y se embelesan, y se enamoran y… bueno, creo que cualquier lector sería capaz, sin haber visto la película, de anticipar prácticamente todo lo que pasará hasta que llegan los títulos de crédito. Desde luego, si el lector viaja habitualmente en autobús, ya sabrá más que de sobra qué le espera con esta “Tú la letra y yo la música”, un perfecto ejemplo de cine para ver en un avión, o en casa, un domingo de invierno por la tarde.
 

 
Cine blando, cine sin aristas que provoca la risa con algunas réplicas ácidas del personaje de Hugh Grant y la sonrisa con su liviana crítica hacia el modelo actual de cultura del espectáculo en que nos movemos, tele-realidad-basurera incluida. He echado de menos, eso sí, algunas tomas exteriores más de Nueva York y sus calles y sus cafés, del Madison Square Garden y demás. ¿Demasiado poco presupuesto?
 
Una película, en fin, tan bienintencionada como suavona, inocente, aséptica y sosegada. Una película que no aburre, que se ve sin desagrado y que se olvida a los dos minutos de salir del cine.
 
Valoración: **
 
Jesús Lens Espinosa de los Monteros.

SOLTAR Y PILLAR

Casa nueva ¿vida nueva? Parece que no, pero es que sí. Que mudarse conlleva muchas cosas, además un mero traslado físico.
 
Por ejemplo, llevo tres días enterrado en libros, subiéndolos del suelo a las estanterías, intentando que quepan y, por supuesto, que luzcan. Aunque me forré una habitación bien grande de estanterías, el doble fondo de las baldas ha tenido que absorber un buen montón de libros que, por desgracia, quedarán en la sombra.
 
Los libros que venden con los periódicos, los libros de juventud, los libros policíacos ya leídos, los viajes literarios ya realizados, los libros sobre mitología céltica ya deglutidos… todos ellos quedan en un segundo plano, en la confianza de que ya están interiorizados.
 
Lo bueno que tiene esta recolocación es que cada libro viejo que coges te retrotrae a esa época, ya pasada, en que fue leído. Como la manida magdalena de Proust, cada libro te evoca recuerdos, momentos, vivencias… de algunos cae arena de la playa. Otros huelen a autobús, a tren o avión. Unos tienen impregnado el olor a la lluvia de las tardes de otoño y otros tienen las pastas descoloridas por el tórrido sol de verano.
 
El caso es que las muchas horas invertidas en la recolocación de libros, una empresa titánica, me ha hecho ver la locura de libros que he ido amasando a lo largo de una vida lectora. – Y lo que te rondaré, moreno – que me dice Sacai.
 
Así que, como acto reivindicativo, voy a hacer caso a la propuesta que Peter, un trasunto virtual de este Yo Real, ha hecho en el blog de El Ascensor en que residen los vecinos de un edificio singular: el Relámpago.
 
El lunes, pues, haremos una suelta de diez libros, por los distintos puntos en que transitamos habitualmente. Y a ver qué pasa.
 
A la vez, y haciendo caso a ese Yo Virtual  que tan a maltraer me trae, he pujado en una subasta por Internet que se celebra esta tarde y que ha organizado el muy activo Monte de Piedad del Monte de Sevilla y Huelva, cuyo director, Paco Aguilera, hace una inmejorable labor de difusión del crédito prendario, esa gran desconocida y denostada fórmula de acceso al crédito que, sin embargo, tan útil es a tanta y tanta gente..
 
Mis pujas: por unos dibujos originales del pintor granadino Mariano Bertuchi, sobre personajes y motivos marroquíes, con la hermosa ciudad de Xauen como protagonista principal. Bertuchi, ese otro gran desconocido que, sin embargo, es tan atractivo.
 
Y una locura: esta litografía de Antoni Tápies de 1974.
 

 
Pero vamos, que de sobra sé que no me caerá nada de todo ello en suerte, dado lo rácano de mis pujas. Y, sin embargo, la curiosidad y una cierta excitación me invaden, que ya flipo pensando en dónde podría colocar un Tápies en mi casa… Por dios. Eso suena horrorosamente mal.
 
Mejor seguir invirtiendo tiempo, espacio y dinero en libros. Aunque hay libros que son una obra de arte en sí mismos. Pero de eso hablaremos en otro momento. Ahora… ¡no va más!
 
Fdo. Jens pujante y liberador.
 
PD.- ¿Alguien más se apunta a soltar libros? Razón aquí.     

DIEZ MINUTOS ¿PARA QUÉ?

Amigos, dejamos hoy este artículo que apareció ayer publicado en las páginas de opinión de IDEAL, que es muy interesante, escrito por dos médicos, que saben de lo que hablan…

¿Sería razonable que un Juez tuviera impuesto un límite máximo de tiempo para tomar declaración?.  ¿Aceptaría que un Sacerdote restringiera a unos minutos el tiempo de confesión?. ¿Entendería que un Piloto dispusiera de un tiempo marcado para el aterrizaje de su avión?. Sin embargo, ¿por qué en España los Médicos de Familia y Pediatras de Atención Primaria sí tenemos el tiempo acotado?.
 
En días pasados se ha desarrollado una huelga de profesionales de Atención Primaria reivindicando de forma central los “10 minutos” por consulta. Se trata de un grito de auxilio, no tanto un grito de batalla. Se trata de una petición de ayuda, porque para el Médico de Familia el tiempo es la gran herramienta de trabajo, su autentica tecnología punta. Sin la palabra, la escucha, la información, la comprensión o la empatía el Médico no es nadie. Sin los minutos necesarios para entender las necesidades de los pacientes el  trabajo se devalúa. Sin el tiempo necesario para hacer una entrevista, una exploración, una valoración de pruebas diagnósticas o una explicación de tratamiento la relación médico – paciente está definitivamente desvirtuada.
 
El grave hecho de introducir la prisa en el acto médico, plantea profundas implicaciones éticas. No solo determina una disminución de la calidad asistencial, sino un mayor riesgo de errores médicos y por consiguiente un quebrantamiento en la seguridad de los pacientes. La prisa impide la reflexión, la prisa obstaculiza las decisiones prudentes.
 
En 2003 la prestigios revista British Medical Journal publicaba un artículo en el que se reflejaban los cinco elementos esenciales que los pacientes desean satisfacer en su contacto con los médicos: 1.- Participar en las decisiones que se tomen sobre la asistencia sanitaria. 2.- Ver y compartir la Historia Clínica. 3.- Tener derecho a segunda opinión sin penalizaciones. 4.- Recibir información comprensible. 5.- Poder comunicarse directamente con el médico. Cuando se desarrollaban las dimensiones relacionadas con los dos últimos, las demandas de los pacientes hacían referencia a la necesidad de comunicarse a través del contacto visual y también con el uso de las nuevas tecnologías (teléfono, Internet), junto al deseo prioritario de disponer de más tiempo de contacto con su médico.
 
Aunque estas son las aspiraciones de los pacientes, también es cierto que vivimos en una sociedad tan contradictoria que nunca antes había tenido mayores expectativas de vida ni mejores indicadores de salud, pero al mismo tiempo nunca se había sentido “tan enferma” y con una demanda mas acentuada de servicios sanitarios. Asimismo vivimos en la sociedad de la prisa y la impaciencia con poca tolerancia a la adversidad; todo ha de tener respuesta inmediata e infalible. Los servicios sanitarios, como servicio públicos, son especialmente sensibles y vulnerables a este nuevo orden de valores. Hemos pasado en poco tiempo de tratar de gestionar las listas de espera y la demora, a una poco menos que obligación de asumir la inmediatez en la respuesta. Este hecho, con los actuales recursos, ha supuesto una autentica tragedia para los Médicos de Familia.
 
Si estas son las necesidades, el futuro pasa por ganar tiempo para los pacientes y para ello serán necesarias mejoras en las condiciones de trabajo, cambios profundos que reduzcan la burocratización de los procesos asistenciales y una financiación suficiente. Pese al considerable esfuerzo por parte de las Administraciones Sanitarias para la reforma de la Atención Primaria, aún es insuficiente (“presupuestos son amores y no buenas intenciones”). Pero en la misma medida, ganar más tiempo para los pacientes significa también que los Médicos de Familia asuman más responsabilidades, se impliquen más con sus pacientes y sean mas resolutivos; que los Centros de Salud se organicen mejor, respondan a las necesidades reales de los pacientes y repartan adecuadamente las cargas de trabajo entre el conjunto de profesionales.
 
Nuestros pacientes y sus familias están demandando cambios profundos en la atención y su primera reclamación se relaciona con la comunicación y la disponibilidad de su médico. Ganar calidad y satisfacción de los usuarios pasa por garantizar un mínimo tiempo de consulta.
 
Ojala la reivindicación profesional de los “10 minutos ”  pase a ser mas pronto que tarde una demanda social y que los propios servicios de salud sean quienes impongan un mínimo tiempo de consulta para los contactos entre un Médico de Familia y sus pacientes.
 
Diez minutos ¿para qué?. Diez minutos ¡que menos!
 
 
 
Miguel Melguizo Jiménez. 
Amparo Ortega del Moral.
 
Médicos de Familia. Centro de Salud Almanjáyar

Ideal.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.