LATIN KINGS: SIMBOLOGÍA, RITOS Y COSTUMBRES

Dado que los Latin Kings son buenos lectores de este Blog (aunque se pican mucho, para mi gusto) vamos a hablar un poco más de ellos, a ver qué les parecen estas notas:

Es muy interesante toda la cosmogonía que acompaña a los Latin Kings, desde el conocido y violento rito iniciático a través del que se convierten en reyes hasta los símbolos, tatuajes y colores propios de la banda.
 
 
El rito iniciático, como ocurre en tantísimos otros colectivos, de ahora y de siempre, supone recibir una paliza por parte de los propios miembros de la Nación. Una paliza que se puede recibir de distintas maneras: dentro de un círculo humano de golpeadores y pateadores, apoyado en una pared mientras caen la golpiza, atravesando un vociferante pasillo de violentas extremidades o sometiéndose al severo castigo durante un tiempo determinado, que puede ir de los trece durísimos segundos de la Mara Salvatrucha a los dos minutos de otras bandas.
 
Otro de los ritos es la conocida como “caída”, consistente en que un grupo de Reyes sale de cacería, en manada. En un momento dado, el jefe señala a un tipo al azar. Y el novato ha de lanzarse contra él, robarle el móvil o machacarlo sin piedad, no siendo raro que en este tipo de iniciativas acabe participando el resto de la Banda.
 

 
Los colores de los Reyes Latinos son el amarillo y el negro. Éste último representa a la muerte y el amarillo-oro significa la vida. Pantalones, camisetas y pañuelos-pirata con estos colores conforman su indumentaria habitual, adornados siempre por collares de cuentas de los mismos colores: cinco amarillas, cinco negras, y así hasta completar el collar (aunque los miembros más sanguinarios de la Banda suelen cargar las tintas en las cuentas negras, para acreditar su ferocidad.)
 
Decíamos “cinco cuentas de cada color” porque el cinco es el número mágico de los Latin Kings. De hecho, su símbolo oficial es una corona de cinco puntas, que representarían las cinco islas del Caribe (Puerto Rico, Cuba, República Dominicana, Haití y Jamaica) y que los Reyes representan alzando y aproximando los dedos meñique, índice y pulgar, dejando plegados los dos dedos restantes. La Corona, por supuesto, simboliza el poder del que la lleva. A fin de cuentas, no es fácil ser un rey.
 
Además de tener una significación geográfica, cada una de las cinco puntas de la corona representa un valor inherente a la Nación: Respeto, Honestidad, Unidad, Conocimiento y Amor.
 
A partir de aquí, no es extraño que los reportes de actividad de los Kings comiencen con un saludo ritual tan serio y relamido como éste: “Yo King X vengo hacia ti con el puño derecho sobre mi corazón hasta 360 grados fuerte rey sabio con amor, honor, obediencia, sacrificio y rectitud me dirijo hacia ti para informar que…” ¡Ni los Caballeros de la Mesa Redonda llegaron a ser tan ceremoniosos!
 
Toda esta información se obtuvo tras la incautación, como dijimos, de la Biblia de los Latin Kings, en la que se detallan todos estos extremos y otros muchos, desde la categoría y el escalafón de los aspirantes a Rey hasta las severas sanciones que acarrea el incumplimiento de las muchas reglas por las que se rige la Nación. Así, a título de ejemplo, falta grave sería “no ocupar el puesto señalado en caso de peligro, alarmas, guerras, misiones o emergencias”.
 
Además de tenerlo puesto por escrito, los cinco Reyes de mayor categoría adoctrinan a sus huestes a través de asambleas, pláticas y reuniones constantes, en una especie de homilías a través de las que transmiten los fundamentos de la Kingsim, la religión de los Latin Kings que, fieles a su origen católico y religioso, no comprenden conceptos como el ateísmo o el agnosticismo.
 
En estas reuniones, como los profetas de todas las religiones han hecho a través de los siglos, los Latin expanden su doctrina, cuentan el origen cuasi mitológico de sus líderes y narran los hechos esenciales de su historia. Por supuesto, el día sagrado de los Reyes Latinos es el… seis de enero. ¿Cuál si no? 
 
 
 
La pena es que, como ha pasado tantas otras veces a lo largo de la historia, las mejores intenciones, los principios más rectos y los propósitos más loables acaban malográndose. No será necesario recordar las atrocidades que se han cometido y se siguen cometiendo en nombre de la religión, ¿verdad? 
 
Porque en el caso de los Latin Kings resulta llamativo, por decirlo suavemente, que todo un entramado complejo repleto de referencias al amor, al honor, a la hermandad o al respeto haya acabado por desembocar, únicamente, en riñas tumultuarias, asaltos, agresiones, violaciones y asesinatos.
 
Nadie debe dejarse engañar por el colorido, la verborrea y la simbología Latin King. Ni en la de sus acérrimos enemigos, los más anárquicos y desorganizados Ñetas, que también tienen su correspondiente parafernalia dialéctica, su simbología, sus orígenes mitológicos, su sagrada literatura dividida en veinticuatro capítulos, sus saludos, etc.
 
Por desgracia, todo el brillante y atractivo galimatías al que hemos hecho referencia no acaba siendo sino una excusa para dar rienda suelta a la violencia más exacerbada y sin sentido, como hemos visto. Además, a la presencia de los Latin y a los Ñetas hay que sumar la reciente llegada a nuestro país de la aún más brutal Mara Salvatrucha, de la que se habla en capítulo aparte.
 

El fenómeno de las Bandas, pues, sigue aumentando. Aunque la policía haya enviado a prisión a varios de sus miembros, haciendo grandes redadas entre los más violentos, la Nación sigue creciendo. Como la hidra mitológica, por cada cabeza que se corta, nacen otras tres nuevas, distintas, susceptibles de crecer con igual fuerza. El caldo de cultivo del que surgen y en el que proliferan los pandilleros no ha cambiado y, por tanto, aunque no nos guste, será conveniente acostumbrarse al colorido de la ancha ropa de las Bandas, a su música, a su estética y a su presencia en los espacios públicos de las ciudades. Y, si no, al tiempo.

 

Por cierto, Latins y no Latins, aquí tenéis un (deleznable) Cuento de Navidad sobre la puta vida que nos espera. Dejao del relato lotero-festivo. A ver si os gusta…    

 

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
Ideal.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.