Cuaversos de bitácora: Flamenco y Poesía (II)

Habíamos quedado en que hoy venía la segunda entrega dedicada a la poesía de los cantes flamencos. Debo confesar que esta mañana no he estado demasiado afanoso y que me apetecía más saborear la velada de anoche, cuando el Centro Andaluz de las Letras ofreció a don Rafael Guillén un cálido homenaje. Vi al poeta, lleno de humildad, de corazón, de sencillez. Le escuché recitar sus poemas y contener sus emociones. De eso me habría gustado hablar hoy, pero lo prometido es deuda.

Aquí van algunos cantes:

Guajira

“Pasa el cantaor la vida

En continuos sufrimientos

De penas y de tormentos,

y, al parecer, distraída.

Todos creen que es divertida

Porque vivimos cantando

Y el mundo aplaude, ignorando,

Que es nuestra desgracia tanta,

Que cuando la boca canta

Está el corazón llorando.” (de Canario Chico)

“Aunque me den más balazos

Que adarmes tiene un navío,

No se han de romper los lazos

De este querer tuyo y mío

Hasta morir en tus brazos.”

Petenera

“Yo le he preguntaíto a un sabio

Cómo se olvida un querer

Y me respondió llorando:

¡Quién lo pudiera saber,

Que un querer me está matando!” (Naranjito de Triana)

“Las flores y los cariños

ay que saberlos cuidar

la flor sin agua se seca

y amor sin besos se va

no me puedo equivocar.

Si las duquelas que paso

tú las tuvieras en cuenta

llorarías sin consuelo

lo mismo que lloro yo

porque no encuentro en el mundo

solución pa nuestro amor.

Tientos

“Señora que vas a caballo

Y no das los buenos días,

Si el caballo cojeara

Otro gallo cantaría.” (F. Moreno Galván)

Tangos de Málaga

“Esta tierra me parió

en estos aires naciera,

por eso tengo derecho

de respirarlos siquiera.”

Farruca

“Cayó al suelo una paloma

que le partieron las alas,

parece que convenía

que el vuelo no levantara.”

Bulerías

“Yo a un anciano le pegué

cuando me faltó en la calle

al año cuando me enteré

que ese hombre era mi pare

duquelas grandes pasé.”

Fandango

“Que cumpliera mi venganza

es lo que tú te mereces

pero prefiero la muerte

a vivir sin esperanza

de que vuelvas a quererme.”

Alegrías de Córdoba (Curro de Utrera y Fosforito)

Pregúntale al platero

que cuanto vale

el ponerte en los zarcillos

mis iniciales.

La hija de la Paula

no es de mi rango:

ella tiene un cortijo

y yo voy descalzo.

Me voy pa los callejones

a ver si me echan las cartas

me salen dos corazones

el tuyo es el que me falta.

Deja que te mire

rosita y clavel

deja que te mire

la cara y el pie.

Alboreás

En un prado verde

tendí su pañuelo

salieron tres rosas

como tres luceros.

¡Que viva el padre de la novia!

qué bien ha queao

por eso a su hija la han coronao.

Hermanita de mi alma

que ya no me conocerá

apura más una pena

que un año de enfermeá.

¡Olé salero, lo que ha llovío

las calabazas se han florecío!

¡Olé salero, olé salero,

que bien le pega a la novia el velo!

Cuatro potros cerriles

cortan el aire.

Esta noche las crines

van a rizarles.

Pañolito blanco,

velito de novia.

Viva a quien le viene

de casta la honra.

Si del junco, el aire,

del álamo, el agua;

de tu flor abierta

sangra tu linaje.

Reluciente esta mi huerto

de ese ramito de flor de almendro.

La verdad, me parecen unas letras de una notable calidad poética. Todo un alarde de lirismo lleno de autenticidad. A fin de cuentas, el flamenco es acordarse de lo que se ha vivío.

Rigoletto

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
Ideal.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.