Archivado en la categoría ‘Relatos’

La abuela

Dedicado a Kaperusita, seguidora de este blog, quien me propuso escribir un relato sobre la figura de una abuela, como homenaje a la suya. Espero estar a la altura. -Niños, ¡a merendar!- gritaba mi abuela Carmen y todos dejábamos el juego y salíamos de nuestro ensueño. Repentinamente, dejábamos de ser indios, princesas, vaqueros o piratas

Foro

MENSAJE QUE ORIGINÓ LA CHARLA Enviado el 17/09/09 a 11:51 por romanianinlove Rumana con español hola, vereis soy una chica rumana de 17 años, mi novio español, pero su familia no me quiere por ser rumana y llevo aquí ya cuatro años, estamos en el mismo instituto y me ayuda mucho con las cosas del

Comandante de puesto

El brigada Caparrós sigue mansamente a Emilio, el conserje del Casino de Artesanos, camino de la sala de juego. Se queda fuera, mientras el conserje, sorteando las mesas revestidas de verde, se acerca al Capitán Moliner para darle el recado. Un instante después, Emilio hace pasar al brigada con un simple gesto del cuello y

Manuel “el Maragato”

Hasta hace sólo un rato, seguía viendo las interminables hileras de olivos y eso lo tranquilizaba, pero el paisaje cambió al acercarse a Despeñaperros. Manuel, el “Maragato”, está cruzando ahora La Mancha y lo que ve desde la ventanilla del autobús le tortura el ánimo. Le resulta algo ajeno, como ajeno le va a resultar

Lavadero

A Fuen, sin más palabras.                 Conchita corre sudorosa por el camino de tierra levantando una pequeña polvareda cada vez que estampa la suela de cáñamo de sus alpargatas. Encima, un cielo plomizo sirve de pantalla a un sol caliginoso e inclemente. Al entrar al lavadero, siente el

Flores en su tumba

Lo había visto tantas veces en el cine, lo había leído en tantas ficciones, se había repetido tanto en telediarios de distante realidad, me sonaba tanto a deja vu, que cuando me tocó a mí, apenas pude creérmelo. Un toque en el teléfono a media tarde, la guardia civil de tráfico: ¿Es usted el dueño

El guardián del camino

Jesús Lens nos desafiaba el otro día a escribir un relato de 100 palabras acerca de esta foto: He aquí mi propuesta: Había hecho tanto mal en su vida, que sabía moverse en medio del horror y presentir la muerte, así que, el día que iba a morir, se despidió de los suyos y se

Terapia

Dedicado a cualquier mujer que haya sufrido alguna forma de violencia machista. Yo no me habría dado cuenta de quién era, si ella no me hubiera llamado: -Oye, perdona, tú… tú eres Pablo, ¿verdad?, Pablo… Pablo… Lo siento, ahora no recuerdo el apellido, pero eres Pablo… -¡Marta!, ¡Marta Hermosillo! Hace ya… por lo menos dieciocho

Las dos hermanas

-Anda, Paloma, no te enfades conmigo, si ya sabes que yo te quiero… (López Mezquita, “Dos hermanas”) Por causas que ya comentaré, he decidido suprimir el texto de este relato, aunque dejo los comentarios que el texto suprimido suscitó. Ya os lo explicaré. Rigoletto

Tres microhistorias del paro

I Hasta hace unos meses, cada día tenía una bronca con su padre y cada día la madre lo defendía. El padre le reprochaba que iba a cumplir 31 años y que no había dado palo al agua, que así no podía seguir, que no iba a estar dándole dinero para vicios toda la vida,

Ideal.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.