Toma(dura) de pelo

El día que tenga un hijo, mientras sea párvulo e inocente, antes de que le coma el coco el bribón de su padre, le llevaré el día 2 de enero a la plaza del Carmen para que vea la celebración de la Toma(dura de pelo). Que observe a exaltados, conciencias rapadas, trasnochados, niños imberbes ondear banderas que no conocieron, mentecatos morenos vitoreando a Hitler sin saber que ellos mismos hubieran sido exterminados en pro de la raza aria, harapientos aclamando dictaduras que también a ellos les hubiesen apaleado en defensa de cualquier ley de vagos y maleantes sólo por tener más pinta de vagabundo que de patriota. Si mi hijo decide irse con ellos sólo le diré que nunca para defender sus derechos pisotee los de quien tenga cerca; que no hay más escudo que la cara de su madre ni bandera que merezca una guerra. Si acaso me pregunta que quiénes son los que vociferan dictaduras le diré, hijo mío, hoy estamos de enhorabuena, porque estos que se manifiestan libremente e incluso comente delitos que quedan impunes son los mismos que hace décadas condenaban a muerte a los que no pensaban como ellos y salían a la calle a movilizarse. Ese día le habré enseñado a mi hijo una lección de democracia.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
Ideal.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.