Skip to content

Reflexiones ‘last minute’

2012 marzo 24
por Daniel Olivares Dawson

Unas elecciones sin jornada de reflexión son como un almuerzo sin sobremesa y café. Hay reflexiones solas, cortadas, con leche o descafeinadas de máquina. Porque, digamos la verdad, ¿Alguien utiliza un día como hoy para pensar si votará a tal o a cual? Si existe alguien así, debe ser tuerto en el país de los ciegos, sobre todo entre aquellos que llevan puesto un antifaz, que  no una venda, con las siglas de su partido preferido marcadas a fuego ideológico.

Lo cierto es que la jornada de reflexión debería servir para algo a los que solo vestimos la camiseta cuando vemos un partido de fútbol del club de nuestro amores y sinsabores, pero no lo tengo claro. Defiendo que es más divertido a esperar al último minuto. Mañana iré a mi colegio electoral y gozaré de una baraja de opciones. Qué mejor momento que ese, solo ante la cabina, vigilado de reojo por interventores y apoderados, que intentan adivinar qué papeleta va a escoger a través de esa cortina que nunca te tapa del todo. Hay cortinas de baño en algunos hoteles con menos estrellas que papeles que ocultan más vergüenzas que esas.

Lo dicho, reflexionaré mañana, camino del colegio electoral de La Noria de Almuñécar, donde siempre he ejercido ese derecho cada vez que los compromisos laborales me lo han permitido. Hoy prefiero quedarme con el buen sabor de boca que me han dejado los quince días que he compartido con la gente maravillosa de la caravana periodística de… ¿puedo decir su nombre en jornada de reflexión o habrá reclamación a la junta electoral?

Pues sí. Han sido dos semanas compartidas con muchas personas a las que no conocía antes de esta experiencia (salvo a una de ellas). Y he de darle las gracias a tod@s, porque no es fácil compenetrarse en poco tiempo con un grupo en el que algún tipo de relación profesional o personal existe antes de aparecer tú en sus vidas. La calidad humana de los compañeros de la caravana ha ayudado. Me he sentido como en casa entre la trupe sevillana. Y como yo, creo que también Paco Sánchez Zambrano, un grande del Diario de Cádiz, que éramos los forasteros novatos.

Voy a imitar al candidato al que hemos seguido en esta campaña. Y lo voy a hacer en dos cosas. Una, en no nombrarlo, como él hizo con su adversario en casi todos los mítines salvo en dos. Y dos, dar las gracias uno a uno a todos los compañeros que han compuesto esta caravana 2012. Para ellos, por su cariño, su amistad y su compañerismo van dedicadas estas líneas. Y como el orden no altera el producto ni los factores tampoco, espero que nadie tenga en cuenta la correlación de nombres con el puesto que ocupan, como ocurrió cuando nuestro perseguido nos nombró en el mitín de Córdoba.

Va por vosotr@s:

Laura Montes (ABC Punto Radio)

Rocío Gómez (Europa Press)

Inmaculada Carrasco (Canal Sur Radio)

Manuael Becerro (El Mundo)

Isabel Pedrote (El País)

Rocío Buitrago (Canal Sur TV)

Juan Becerra (RNE)

Salva Castillo (RNE)

Diego Tavero (Agencia EFE)

Jerónimo Fernández (RTVE-A)

Nieves Egea (Cadena Ser)

Inmaculada Jiménez (Cadena COPE)

Santi Talaya (Onda Cero)

Ana Soriano (Prensa PP-A)

Elena (Antena 3)

Tareq Mohamed (Fotógrafo PP-A)

Rafa Mesa (‘Pedaso’ de operador de cámara de RTVE-A)

Pablo (Otro ‘pedaso’ de operador de cámara de Canal Sur TV)

Pepa (Productora de Canal Sur TV)

La caravana periodística con el candidato y Patricia, después de almorzar con él en Écija (Sevilla).

Aquí están algu@s que tienen cuenta en Twitter.

Y, por supuesto, también a las personas que nos han trasladado de un sitio a otro por toda Andalucía, nuestros chóferes, José Manuel, Antonio, Pepe y Júnior, que han tenido que aguantar nuestras tonterías a bordo de los vehículos con mucha paciencia.

La vida con vosotros ha sido mucho más llevadera y divertida en esta experiencia nueva para un servidor.

Y lo mejor de todo… ¡Todavía nos queda una última noche de trabajo electoral que compartir! ¡La gran noche! ¿Qué pasará, que misterio habrá…?

PD: Este blog no se despide aquí, seguirá vivo un tiempo para comentar la jornada electoral, analizar resultados y recoger algún que otro chascarrillo que quede en el tintero.